Abante triplicó el beneficio en 2019 tras ingresar 27 millones en comisiones

El grupo obtuvo unas ganancias de 2,6 millones de euros

Santiago Satrústegui, presidente de Abante Asesores.
Santiago Satrústegui, presidente de Abante Asesores.

Abante Asesores se está convirtiendo en una de las firmas independientes de referencia en la industria del asesoramiento financiero y la gestión de activos. El año pasado cerró el ejercicio con un beneficio de 2,58 millones de euros, triplicando las cifras de 2018. El grupo gestionaba al cierre de 2019 activos por un importe de 2.168 millones de euros, entre fondos de inversión, planes de pensiones y contratos de gestión discrecional de carteras.

El fuerte aumento del beneficio se ha visto impulsado por la evolución de las comisiones ingresadas (por gestión de fondos y carteras). En 2019, el grupo ingresó 26,7 millones de euros por este concepto, un 17% más que el año anterior. Más del 80% de las comisiones ingresadas proceden de la gestión de 31 fondos de inversión y sicavs.

Uno de los grandes cambios vividos por parte del grupo presidido por Santiago Satrústegui fue la entrada en el accionariado de Mapfre Asset Management, que tomó un participación del 10% del capital, para convertirse en socio estratégico de Abante.

Tras esta adquisición, Satrústegui redujo su participación accionarial, al pasar del 50,13% al cierre de 2018 a controlar el 42,6%.También se diluyeron levemente otros dos socios y fundadores de Abante. Joaquín Casasús (director general) controla ahora el 12,17% y Gadea de la Viuda (directora general) es dueña del 9,03% del accionariado.

En pleno proceso de expansión

Abante Asesores se fundó en 2002, por parte de un grupo de banqueros que habían trabajado para AB Asesores, una firma que después fue vendida a Morgan Stanley. Durante la década de los 2000 fue ampliando su perímetro de negocio, del asesoramiento a la gestión de fondos, a las pensiones, las sicavs...

En 2017 registró su mejor resultado histórico, cuando logró un beneficio antes de impuestos de 6,37 millones de euros. En ese momento, los socios fundadores (Santiago Satrústegui, Joaquín Casasús, Gadea de la Viuda...) decidieron dar el salto y acometer nuevas inversiones para crecer aún más. El grupo trasladó su sede a un edificio emblemático en la Plaza de la Independencia de Madrid, aceleró su expansión geográfica y duplicó su plantilla en poco más de dos años.

El acuerdo de Mapfre tiene una vocación estratégica, más que de puro desarrollo comercial. La aseguradora quiere contar con un socio potente en el área de banca privada y asesoramiento, y un posible canal de distribución de seguros de vida-ahorro. Y para Abante significa contar con el respaldo de un gigante financiero, con una alta especialización en el ámbito de la inversión socialmente responsable.

Durante la presentación de la alianza, ambos socios se mostraron interesados en que Abante se convirtiera en un agente integrador de otros asesores financieros más pequeños, con el apoyo de Mapfre. Uno de los primeros pasos en ese sentido se produjo recientemente, con la adquisición de la empresa navarra de asesoramiento C2 Asesores.


Plantilla

Uno de los aspectos en los que se aprecia el tamaño que ha ido cobrando Abante es en la plantilla. Al cierre de 2019, el grupo contaba con 163 empleados a tiempo completo entre sus diferentes filiales, como la sociedad gestora de fondos, la gestora de planes de pensiones, la agencia de valores o la empresa de asesoramiento financiero.

El rendimiento sobre los activos propios del grupo Abante fue durante 2019 del 7,77%, de acuerdo con las cuentas depositadas en el Registro Mercantil.

Abante destinó el año pasado 11,96 millones de euros en gastos de personal (fundamentalmente salarios). Esta cifra es ligeramente superior (+1,2%) a la registrada durante el ejercicio 2018.

Normas
Entra en El País para participar