Liberty abre a Telefónica el negocio del coche eléctrico en Reino Unido

Firma un acuerdo con Zouk Capital para impusar una red nacional de puntos de recarga

Se apoyará en su red para acelerar los despliegues

Liberty abre a Telefónica el negocio del coche eléctrico en Reino Unido

El acuerdo entre Telefónica y Liberty Global para fusionar sus respectivas filiales en Reino Unido, O2 y Virgin Media, anunciado a principios de mayo, va a tener efectos más allá del puro negocio de telecomunicaciones. La nueva sociedad tendrá presencia en más actividades en el mercado británico, entre las que figura el coche eléctrico.

Y es que Liberty Global cerró la pasada semana una alianza con el grupo de inversión Zouk Capital para desplegar una red nacional de puntos de recarga para el vehículo eléctrico en las calles de Reino Unido. Zouk es la gestora del Charging Infrastructure Investment Fund (CIIF), el fondo establecido por el Gobierno británico en 2019 y respaldado por el tesoro de Reino Unido para ayudar a desplegar la infraestructura para la recarga de este tipo de coches en el país.

Apalancados en la red de Virgin Media, con sus infraestructuras de conductos, la joint venture entre la filial de Liberty y Zouk, bautizada como Liberty Charge, se enfocará en desplegar este tipo de redes eléctricas para la recarga de vehículos en las zonas residenciales. Según adelantó Financial Times, Virgin cuenta con 170.000 kilómetros de ductos y accesos a 40.000 centrales eléctricas, que permitirán facilitar los despliegues de infraestructuras.

En la actualidad, más del 40% de los propietarios de vehículos eléctricos no cuentan con punto de acceso para recargar las baterías de sus coches.

Estrategia

El nuevo acuerdo con Zouk respalda la estrategia de Liberty Global para ganar presencia en este ámbito. La compañía tiene en marcha el proyecto Virgin Media Park and Charge (VPACH), a través del cual prevé alcanzar un objetivo de 1.200 puntos de recarga eléctrica instalados en ciudades y pueblos de Reino Unido a principios de 2021. El objetivo es facilitar el acceso a la recarga a los propietarios de vehículos que no pueden acometer esta tarea en los garajes de sus hogares.

El acceso a puntos de recarga eléctrica para vehículos es una de las iniciativas claves impulsadas por el Gobierno británico para reducir las emisiones de carbón hasta cero en el año 2050.

Virgin Media afronta un proceso drástico de transformación tras el anuncio de su fusión con O2, que dará lugar a una nueva compañía valorada en 38.000 millones de libras esterlinas (unos 43.000 millones de euros), incluidas las sinergias.

Uno de los puntos que destacaron tanto Telefónica como Liberty Global es la combinación de infraestructuras de redes regionales y nacionales y sistemas de tecnología de la información en Reino Unido. Ambos socios crearán un operador fuerte, con una escala significativa y con fuerza financiera para invertir en infraestructuras digitales en el país.

La red de Virgin Media cubre en la actualidad más de 15 millones de hogares en Reino Unido. La red de acceso cuenta con ductos, 100% propiedad de la filial de Liberty Global.

Convergencia entre telecos y automoción

A lo largo de los últimos tiempos se ha acelerado la convergencia entre los sectores de las telecomunicaciones y la automoción, gracias a ámbitos como el vehículo conectado, el coche eléctrico o el control telemático.

Entre otros movimientos de las grandes operadoras, Deutsche Telekom quiere adaptar algunas de sus centrales para instalar cerca de 500 puntos de carga en Alemania.

A su vez, Vodafone, una de las operadoras que más fuerte ha apostado por la automoción (cuenta con una filial para este ámbito, Vodafone Automotive), llegó a un acuerdo en octubre pasado con la compañía china EHang para suministrar tarjetas SIM destinadas a vehículos-drones voladores con una o dos plazas para usuarios.

Normas
Entra en El País para participar