La facturación de las empresas españolas cae un 30,6% en el último mes, según Axesor

Por sectores, el comercio sufre un desplome del 36% interanual y la industria registra una caída del 19,2%

Una persona es atendida por una trabajadora de una farmacia de Vitoria durante el estado de alarma por la crisis del Covid-19
Una persona es atendida por una trabajadora de una farmacia de Vitoria durante el estado de alarma por la crisis del Covid-19 EP

Los impactos del Covid-19 ya se empiezan a reflejar en los negocios de las compañías españolas. Según muestra un informe realizado por Axesor, la facturación empresarial en España ha caído un 30,6% en abril, en comparación con el mismo mes de 2019. Las pymes fueron las que más vieron contraída su cifra de negocios ya que retrocedió un 38,2% frente al 29,% de las grandes empresas. Por su parte, los cobros registraron una caída del 27,5% interanual, mientras que los plazos de pago se mantuvieron en 55,5 días.

Así lo detalla el panel de seguimiento de facturación y pagos de Axesor, a través de su nueva herramienta Atlax, que recoge el comportamiento de pagos de las empresas durante la crisis del Covid-19, con una muestra conformada por 300 sociedades.

No obstante, aunque la facturación empresarial cayó un 30,6% interanual, a nivel mensual la caída fue del 18,8%. Concretamente, los ingresos de las grandes empresas cayeron un 16,2% mensual, mientras que la merma de la de las pymes fue el doble, al ceder un 32,1% mensual.

Por sectores, el Comercio es donde se ha producido unu mayor desplome (-36% interanual), ya que ha sido uno de los más afectados por la crisis sanitaria debido al cierre de los establecimientos y el parón en la actividad. Igualmente, la Industria registró una caída del 19,2%. En el resto de sectores la facturación cayó un 31% interanual.

Con respecto a los cobros, también registraron una contracción similar del 27,5% interanual que, al igual que la facturación, arrastraba caídas desde comienzos de 2020, anticipando una ralentización de la economía española que se ha visto agravada por la crisis sanitaria del nuevo coronavirus.

Asimismo, Axesor informa de que en abril el periodo medio de cobro de las facturas se mantuvo en los 55,5 días, sin variación respecto al mes anterior. El plazo pactado, que se caracteriza por su estabilidad en el tiempo, aumentó 1,5 días. Los días de retraso experimentaron una leve bajada de un día para situarse en los 17,7.

En lo que se refiere a la deuda empresarial, en abril se incrementó el apalancamiento un 1,3% disminuyendo la deuda en plazo (-3,9%) en incrementando fuertemente la deuda vencida (+27,1%). Con respecto a la antigüedad de la la deuda, experimenta im deterioro de 4,6 días, para situarse en los 63,2 días.

Normas
Entra en El País para participar