Aitor Jáuregui: “Las inversiones sostenibles son más rentables que las que no lo son”

El jefe de BlackRock en España explica cómo están gestionando con la pandemia global

Aitor Jáuregui, jefe en España y Portugal de BlackRock.
Aitor Jáuregui, jefe en España y Portugal de BlackRock.

El gigante de la inversión BlackRock (con siete billones de euros de activos bajo gestión) presenta hoy un informe sobre la inversión sostenible, uno de los ejes de desarrollo de la firma. Su máximo responsable en España, Aitor Jáuregui, explica el por qué de esta apuesta por parte del grupo estadounidense y los efectos que está teniendo la crisis del coronavirus sobre la industria de gestión de activos.

¿Cómo está afectando la pandemia global al modelo de negocio de BlackRock?

Desde un punto de vista operativo, nada ha cambiado. Tenemos al 90% del personal trabajando desde casa. Creo que hasta estamos dando incluso mejor servicio a los clientes. Todos estamos aprendiendo de este nuevo paradigma. Compartimos visión de mercado, de políticas monetarias… Respecto a cómo impactará a la estrategia de la compañía a largo plazo, creo que no va a cambiar para nada nuestros pilares básicos. Al revés. La situación pone en valor la inversión responsable y también, la importancia de la tecnología, donde hemos sido pioneros, la inversión alternativa o la indexación.

Habéis tenido semanas con fuertes salidas de dinero de vuestros fondos, ¿cuál es su balance de lo que va de año?

El negocio de los fondos cotizados, o ETF, vemos que sigue atrayendo inversores. Es un tipo de vehículo que ha demostrado tener claras ventajas. Por ejemplo, como elemento de generar liquidez y descubrir precios. En renta fija, durante algunos momentos este año ha habido dificultad para valorar las carteras y dotarlas de liquidez. Hemos visto que gestoras domésticas y bancas privadas han aumentado su liquidez por si había reembolsos, y en parte lo han hecho a través de ETF. La experiencia para los inversores ha sido satisfactoria. En Europa, el mercado de los ETF sigue teniendo muchísimo potencial, especialmente en renta fija. También creemos que va a seguir creciendo con fuerza el ámbito de las inversiones alternativas, tanto líquidas como ilíquidas.

¿Cuáles han sido las cifras de la industria en estos meses?

En marzo, a pesar de las fuertes caídas del mercado, hubo 17.000 millones de entradas netas, especialmente por la entrada de dinero en ETF de materias primas y petróleo. En abril, ha habido récord absoluto de entradas netas, con 68.000 millones de dólares. Con datos a cierre del miércoles pasado, la industria ha registrado suscripciones netas por valor de 191.000 millones de dólares en lo que llevamos de año.

¿Qué valoración tenéis de las políticas fiscales y monetarias anunciadas en Europa para combatir la crisis del covid-19?

Creemos que el mercado se ha comportado de forma muy positiva precisamente por esos estímulos. Habrá que esperar a ver cuál es el consenso general sobre las políticas fiscales a adoptar.

¿La Bolsa europea está condenada a rezagarse sistemáticamente de la estadounidense?

Vemos que sigue teniendo más potencial la renta variable estadounidense. Sobre todo por el peso del sector tecnológico, donde hemos visto cómo el Nasdaq 100 está a la cabeza de todos los índices. Sí que vemos algunas temáticas concretas donde estamos sobreponderados, y donde hay algunas compañías europeas. Por ejemplo, las empresas de calidad, con un bajo nivel de endeudamiento, aquellas que tienen un balance sólido para capear el temporal, nos gustan especialmente. También aquellas compañías que tienen un nivel de volatilidad bajo, porque en estos contextos de mercado suelen hacerlo mejor que los índices donde están incluidas.

Las nuevas expansiones monetarias en todo el mundo, ¿acabarán provocando un repunte de la inflación?

Es un debate abierto. En el corto plazo, nuestra visión es que estas políticas de recompra de deuda, probablemente tirarán de la inflación hacia abajo. Habrá que ver cómo afecta a largo plazo.

¿Por qué BlackRock ha hecho una apuesta tan decidida por la inversión responsable y sostenible?

Desde la fundación de BlackRock, en 1988, una de las premisas ha sido potenciar la inversión a largo plazo, y nos hemos dado cuenta que la sostenibilidad está estrechamente ligada con ese enfoque. Por eso decidimos que la inversión socialmente responsable, la creciente preocupación por el cambio climático y la sostenibilidad, debían ser pilares troncales de nuestra estrategia.

En enero lanzasteis varios compromisos en esta materia. ¿Cómo se está ejecutando el plan?

Abordamos el asunto desde tres prismas. Primero, cuáles son nuestros propios procesos de inversión y cómo hacer las carteras y fondos más sostenibles y resilientes. Segundo, aumentar el acceso a la inversión sostenible, con lanzamiento de productos, simplificar gamas, trabajar con proveedores de índices para proporcionar más soluciones de inversión. Y, en tercer lugar, fomentar los compromisos de inversión transparente y comprometida.

En el primer aspecto, ¿cómo se ha avanzado?

Más del 70% de nuestras 5.600 carteras de gestión activas, ya sean fondos o mandatos, tienen integrada en su política de inversión el aspecto de la sostenibilidad. Y para final de año llegaremos al 100%. Además, adquirimos el compromiso de no invertir en empresas en las que más del 25% de sus ingresos procediera de la producción de carbón térmico, y ya estamos realizando desinversiones y ajustes en carteras para cumplirlo. Utilizamos nuestra herramienta Carbon Beta en nuestros sistema propietario de gestión del riesgo, Aladdin, para hacer pruebas de estrés a emisores ante diferentes supuestos de regímenes de precio del carbón.

¿La pandemia del Covid-19 puede hacer que decaiga el interés por la inversión socialmente responsable?

Las primeras semanas percibimos ese debate. Pero hemos comprobado que lejos de frenar la transición a hacia este tipo de inversiones, la está acelerando. Con lo que se refuerza nuestro compromiso al respecto

¿Una inversión sostenible conlleva renunciar a rentabilidad?

Hemos comprobado que es justo al revés. Las turbulencias financieras de los últimos meses han sido una prueba de fuego para las estrategias sostenibles, y la han pasado con nota. Desde finales de febrero, las Bolsas registraron fuertes caídas, con el índice Dow Jones desplomándose un 34% en cinco semanas. Sin embargo, de los 57 índices sostenibles de MSCI, hemos visto que 51 de ellos han tenido mejor comportamiento que sus gemelos genéricos. No es algo puntual. Si echamos la vista atrás vemos que es la tendencia general. Las cotizadas más comprometidas acaban teniendo mejores evoluciones.

¿Cuánto influye que los índices de sostenibilidad no incluyan a parte del sector energético, muy dañado durante la última crisis bursátil?

Menos de lo que se podría esperar. Hemos hecho una descomposición sectorial, para separar las compañías que tienen mejor calificación en tema de sostenibilidad. En todos los sectores, estas firmas han tenido mejor comportamiento bursátil que sus competidores menos sostenibles. Las causas para esa mayor resiliencia son diversas. Tienen mejores niveles de satisfacción de los empleados. Su relación con los clientes es mejor. También tienen una cultura corporativa y de gobernanza más sólida. Estas características gustan al mercado, y acaban recibiendo más flujo inversor.

Comenta que hay mayor interés por la inversión responsable pero, ¿se nota en las captaciones de fondos?

Durante el primer trimestre de 2020 se captaron 40.500 millones de dólares en fondos cotizados y fondos activos de estrategias sostenibles. La cifra es un 41% superior a la del mismo periodo que el año pasado. Una buena parte de estas entradas ha venido de Estados Unido. Ya no es solo algo que interesa en los países nórdicos. En BlackRock hemos captado 15.500 millones de dólares en este tipo de inversiones. Está entrando dinero de inversores institucionales y de banca privada.

¿Casi todo el dinero va a fondos sostenibles de renta variable?

Sí, pero la tendencia está cambiando. Por ejemplo, estamos viendo que la estrategia con enfoque sostenible para la gestión de la liquidez, llamada LEAF, ha conseguido captar más de 12.000 millones de dólares en unos meses. También tenemos estrategias de renta fija flexible. Cada vez hay más demanda. Tenemos ya más de 100 fondos cotizados con enfoque sostenible, y acabaremos el año con 150.

¿Qué avances ha habido en la cuestión de la inversión transparente y comprometida?

Hemos publicado la lista de las 688 compañías con las que hemos tenido encuentros, durante el primer trimestre, para hablar de sostenibilidad, de clima, de gobernanza… Para entender qué estrategia están adoptando. En el primer trimestre, votamos en muchas juntas, y hemos publicado un informe donde explicamos el sentido de nuestro voto.

Normas
Entra en El País para participar