Silicon Valley se prepara para marcharse de Silicon Valley

La pandemia acelerará el incipiente proceso de expansión hacia otras zonas de EE UU

Puente San Francisco-Oakland Bay, en San Francisco.
Puente San Francisco-Oakland Bay, en San Francisco. REUTERS

Silicon Valley pronto será más una idea que un lugar. Algunas startups están cerrando oficinas en San Francisco, y los gigantes ya estaban expandiendo su presencia nacional. El Covid-19 lo acelerará.

La pandemia ha demostrado que la ubicación no lo es todo. El jefe de Twitter, Jack Dorsey, dijo el martes a los empleados que la mayoría de ellos podrían trabajar permanentemente desde casa. Facebook y Alphabet han dicho a los suyos que probablemente no volverán a la oficina este año.

El trabajo en casa forzoso ha hecho que las empresas se den cuenta de que no están atadas. Ryan Johnson, cofundador de Culdesac, startup inmobiliaria de barrios sin coches, dice que dejará San Francisco, pero se mantiene en Tempe (Arizona). Un inversor de venture capital cuenta que últimamente ha instalado a varios fundadores de startups en Boise (Idaho). La población ya estaba cayendo en algunas partes del Área de la Bahía. De julio de 2018 a julio de 2019, el condado de San Francisco tuvo una pérdida neta de 88 residentes, y el de Santa Clara, de más de 5.800.

Los costes pesan. El valor medio de las casas en San Francisco es de más de 1,4 millones de dólares, y el alquiler mensual, de 4.500, según Zillow. En Tempe son de 320.000 y 1.695, respectivamente. Los bienes raíces comerciales también son caros. Una zona de Mountain View fue el submercado de oficinas más caro de EE UU en 2019, con 16.727 dólares por metro cuadrado, según PropertyShark.

Ello ha beneficiado a lugares como Austin (Texas), donde Facebook tiene una sala de música para que los empleados hagan jams. Los ingresos fiscales de la ciudad han subido casi un 25% desde 2016-17. En el mismo período, los de San Francisco han subido el 18%, pero se proyecta que crezcan el 2% en 2021-22.

Los ecosistemas tecnológicos no son solo cuestión de costes. El número de graduados en informática en la Universidad Estatal de Boise se ha cuadruplicado desde 2014 después de inversiones en el programa. Hará falta mucho más para igualar la mezcla de capital y talento del Valle del Silicio; aun así, la pandemia está extendiendo versiones de la región por todo EE UU.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías