El Ibex pierde los 6.700 lastrado por los bancos y Wall Street

El selectivo español cede un 1,94%

Ibex 35
Un panel muestra la evolución del Ibex 35 en el Palacio de la Bolsa en Madrid. EFE

Las dudas regresan a los mercados. Si hace unas semanas los inversores celebraban las medidas puestas en marcha por los países para proceder a la apertura gradual de sus economías, ahora son muchos los que empiezan a mirar con recelos el proceso de desescalada. Los nuevos casos de contagio reportados por China, Corea del Sur y Alemania devuelven el nerviosismo al mercado. Por si esto no fuera suficiente las declaraciones ayer del doctor Fauci, principal asesor del Gobierno estadounidense durante la crisis del coronavirus, en las advertía del peligro de un rebrote si se procedía a una reapertura demasiado rápida están sirviendo de corrección a las Bolsas. Los inversores temen que después de lo avanzado, un nuevo brote del virus, obligue a los países a dar marcha atrás en el proceso de desescalada y prolongar el Gran Confinamiento, algo que como ya han desvelado las referencias macroeconómicas de las últimas semanas, pondría en peligro la ansiada recuperación.

Con esto y el pesimista escenario presentado hoy por el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, las Bolsas aceleraron las caídas. El Ibex que a lo largo de la sesión había logrado alejarse de los mínimos intradía, concluye la jornada con un descenso del 1,94%, caídas que se han visto aceleradas con la apertura bajista de Wall Street y que llevan al selectivo español a perder los 6.700 puntos.

Más abultadas fueron las pérdidas en el resto de plazas europeas. El Dax alemán bajó un 2,56%; el Cac francés, un 2,85% y el Mib italiano, un 2,14%. El índice europeo que menos cayó fue el Ftse británico, que se dejó un 1,51% en una sesión en la se conoció que el PIB de Reino Unido bajó un 5,8% en marzo fruto de la paralización económica. La otra referencia macroeconómica de la jornada no fue mucho más alentadora. La producción industrial de la eurozona se desplomó un 11,3% en el tercer mes del año. Al cierre de los mercados europeos y tras una apertura con descensos moderados, Wall Street registra por segunda sesión consecutiva caídas próximas al 2%.

De regreso a la Bolsa española, los mayores descensos los protagonizaron los bancos y las acereras. ArcelorMittal fue el valor más castigado con un descenso del 7,94%. En las últimas tres sesiones, la cotizada, que ayer anunció una amplicación de capital, se deja un 26,9%. Junto a destacaron las caídas de Meliá (-7,77%), Acerinox (-5,87%) e IAG (-4,84%). Pero aunque estos decensos fueron significativos, los que más restaron al Ibex fueron las caídas del sector bancario en una jornada en la que HSBC ha procedido a actualizar las valoraciones de las entidades españolas, que se han saldado con recortes en las recomendaciones y el precio objetivo. Sabadell bajó un 7,89%; BBVA; un 4,55%; CaixaBank, un 4,54%; Santander, un 4,14%; Bankia, un 3,85% y Bankinter, un 2,86%.

Una sesión más fueron las utilities las que escaparon a la corriente bajista. Enagás sumó un 3%; Red Eléctrica, un 2,83%; Naturgy, un 1,74% y Endesa, un 0,78%. No obstante, fue MasMóvil el valor más alcista de la jornada (4,28%).

En Europa todos los sectores cerraron en negativo con el de viajes y ocio (-5%), automovilístico (-4,98%) y el bancario (-3,73%) liderando los recortes.

Más allá del temor a un rebrote del virus y de las crecientes tensiones comerciales entre EE UU y China, que amenazan con poner en jaque el acuerdo comercial firmado por ambas potencias a finales de 2019, hoy uno de los responsables de las fuertes caídas en Bolsa ha sido Jerome Powell que en su discurso al Senado ha dibujado un panorama pesimista. El responsable del banco central de EE UU ha abierto la puerta a nuevas medidas de estímulo monetario. Eso sí entre las inicitiavas a poner en marcha Powell ha descartado la rebaja de los tipos a tasas negativas, algo con lo que venía especulando el mercado en las últimas semanas ante la insistencia del presidente Donal Trump. El responsable de la Fed ha afirmado que la economía se enfrente a una situación sin precedentes con posibles daños a largo plazo y ha advertido de posibles problemas de solvencia tras el shock de liquidez.

Los inversores huyen de la Bolsa y se cobijan en la renta fija, que cuenta además con el respaldo de los bancos centrales. La rentabilidad de la deuda española a 10 años bajó del 0,78% al 0,73% mientras el bono italiano pasó del 1,89% al 1,80%. La prima de riesgo española cayó dos puntos básicos hasta los 127 y la transalpina, siete hasta los 233. Al otro lado del atlántico, la rentabilidad de la deuda estadounidense baja al cierre de los mercados europeos del 0,66% al 0,64% después de que Powell haya prometido más medidas si la situación lo requiere.

Normas
Entra en El País para participar