Telefónica vuelve al mercado de deuda con nuevas emisiones y recompras multimillonarias

Moody's mantiene el rating de la teleco tras el acuerdo de fusión de O2 y Virgin Media

Recompra deuda Telefonica
Europa Press

Telefónica ha puesto en marcha un plan de recompra de deuda, que afecta a distintas emisiones vivas que vencen entre 2021 y 2022, que suman un importe total de 4.650 millones de euros. En cualquier caso, la oferta no implica que adquiera esa cantidad. En enero, Telefónica lanzó un plan de recompra de deuda híbrida, de una emisión de 600 millones de libras y de otra colocación de 625 millones de euros, de las que recompró un 21% y un 37%, respecivamente.

En un hecho relevante remitido a la CNMV, la teleco explica que las colocaciones afectadas son una de 1.000 millones de euros, al 3,961%, con vencimiento en marzo de 2021; otras de 1.000 millones, al 1,477%, que vence en septiembre del año que viene; otra de 1.400 millones, al 0,75%, con vencimiento en abril de 2022; y una de 1.250 millones, al 2,242%, que vence en mayo de 2022.

En relación al precio de recompra previsto que se pagará por cada 100.000 euros de importe nominal, será de 103.124 euros para la primera, de 101.475 euros para la segunda, de 100.564 euros para la tercera y de 103.584 euros para la cuarta.

La operadora afirma que el importe nominal agregado total de los instrumentos aceptados para su compra de conformidad con las condiciones fijadas en la oferta no excederá el importe nominal agregado de los instrumentos nuevos que tiene previsto lanzar.

“El objetivo de las ofertas es, entre otros, gestionar de forma proactiva la deuda senior, como gestionar la liquidez de una manera eficiente”, ha señalado Telefónica, añadiendo que los instrumentos recomprados bajo la oferta podrán ser cancelados. Los instrumentos que no hayan sido válidamente ofrecidos o aceptados para su recompra bajo las ofertas permanecerán en circulación.

Para financiar la operación, la teleco tiene previsto realizar una nueva emisión de títulos de deuda en euros bajo su Programa de Emisión de Instrumentos de Deuda por importe máximo de 40.000.000.000 de euros.

Colocación de 2.000 millones

En paralelo, y para financiar la citada recompra de deuda, Telefónica ha vuelto este miércoles al mercado de bonos con dos emisiones, en las que ha captado 2.000 millones de euros. Por un lado, ha colocado un bono a 7,25 años, por 1.250 millones, con un cupón anual del 1,201% y un precio de emisión de 100,005%. Por otro, ha emiido otro bono a 12 años por un importe de 750 millones, un cupón anual del 1,807% y un precio de emisión a la par.

La emisión ha contado con una buena recepción entre los inversores institucionales a pesar de la complejidad actual del mercado. La demanda total de los dos bonos ha ascendido a 3.700 millones de euros, lo que supone una sobresuscripción cercana a dos veces, con más de 200 órdenes de inversores internacionales. Esta sobredemanda ha permitido rebajar el precio final en 20 puntos básicos la emisión a 7,25 años y en 15 puntos básicos la de 12 años.

Barclays, Banco Sabadell, Bank of America, el banco regional germano, Credit Suisse, Goldman Sachs, Mediobanc, Morgan Stanley, Natixis y UBS son los colocadores. Aún no está fijado el importe que se captará, pero fuentes financieras señalan que el objetivo es captar en conjunto al menos 1.500 millones de euros.

La última operación de la compañía que preside José María Álvarez-Pallete data del pasado 27 de enero, cuando colocó 1.000 millones de euros en bonos senior con vencimiento en 2030 y deuda híbrida (eterna) por 500 millones.

 

Moody's

Por otra parte, Telefónica parece encontrar el apoyo de las agencias de calificación tras su acuerdo con Liberty Global para fusionar sus respectivas filiales en Reino Unido, O2 y Virgin Media. Así, Moody’s ha confirmado el rating de la operadora y de sus filiales en Baa3, así como el de su deuda híbrida en Ba2. Además, la perspectiva se mantiene estable.

La firma cree que la joint venture creada con Virgin Media fortaleza la posición y la escala de Telefónica en Reino Unido, apoyando la convergencia y obteniendo potenciales sinergias significativas. Moody’s indica que, aunque Telefónica destine los fondos que va a percibir, entre 5.500 y 5.800 millones de libras, a reducir deuda, el acuerdo no contribuirá a desapalancar, puesto que el activo británico se va a desconsolidar de las cuentas de Telefónica. Igualmente, el apalancamiento consolidado aumentará de forma marginal, puesto que la joint venture estará fuertemente apalancada.

“Mantenemos el rating de Telefónica con perspectiva estable por la fuerte posición de la compañía en sus cuatro mercados principales, Espala, Brasil, Reino Unido y Alemania, que debería mitigar los vientos de cara en la generación de caja, derivados de la debilidad de las monedas latinoamericanas, así como de la caída de ingresos en España, provocada por la presión de la competencia y la crisis económica”, dice Carlos Winzer, vicepresidente de Moody’s.

La agencia prevé que Telefónica reduzca sus ingresos y su ebitda en 2020 un 8% y un 5%, respectivamente, como consecuencia de la depreciación de las monedas, especialmente del real brasileño. En España, prevé una caída leve o un estancamiento del flujo de caja operativo, por el impacto de la contracción del PIB. Moody’s prevé un aumento de la competencia en el mercado low cost, de grupos como Vodafone y MásMóvil. De cara a 2021, Moody’s prevé una estabilización de los ingresos y un aumento del ebitda entre el 1% y el 2%.

Otras emisiones recientes

Telefónica es la sexta empresa española que sale al mercado en la pandemia. El lunes, Ferrovial vendió 650 millones en bonos a cinco años con gran éxito; la demanda de más de 1.800 millones de euros, lo que supone casi triplicar el importe final. Pero antes ya habían salido otras compañías patrias.

Iberdrola, con una nota de BBB+, fue la primera, con una emisión por 750 millones a cinco años a través de un bono verde. El 1 de abril la cerró con una potente demanda de casi 9.000 millones. Los colocadores fueron sido Banca IMI, BBVA, Crédit Agricole, Citi, HSBC, el japonés Mizuno, Santander y Unicredit. Su filial en Estados Unidos, Avangrid, colocó el 7 de abril otro bono verde por 750 millones de dólares a cinco años. Red Eléctrica vendió el 3 de abril 400 millones a cinco años sin ningún problema. La compañía goza de una nota de A-.

También han salido al mercado Repsol y Naturgy. La petrolera emitió 1.500 millones en bonos a 5 y 10 años, 750 millones en cada referencia. La demanda total rozó los 4.000 millones de euros. BBVA, BNP Paribas, Bank of America y Citi fueron los bancos coordinadores de la emisión. Naturgy vendió 1.000 millones con fuerte demanda. Banca IMI, CaixaBank, Citi, ING, JP Morgan Natixis, Santander, Société Générale fueron los bookrunners, pero también participaron Barclays, BNP Paribas y Unicredit.

La filial francesa de Abertis, HIT, que controla Sanef –a través de la que la empresa española cuenta con más de 1.800 kilómetros de autopistas de peaje en Francia–, colocó el pasado 24 de abril 600 millones a siete años y rebajar el precio hasta un diferencial de 280 puntos básicos respecto al midswap (tipo de interés libre de riesgo a ese plazo) frente a los 330 planteados en un principio.

Normas
Entra en El País para participar