Tecnología

Indra gana un 65,6% menos en el trimestre y deja en suspenso su previsión para 2020

La firma, que ha aumentado su cartera un 12% y su contratación un 8%, pospone la decisión sobre la vuelta al pago de dividendo en este ejercicio

Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra.
Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra.

La tecnológica española Indra ha empezado a notar la crisis del Covid-19. La compañía obtuvo un beneficio neto en el primer trimestre de 6,3 millones de euros, lo que supone un 65,5% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Según los datos remitidos por la empresa a la CNMV, el impacto del coronavirus en sus resultados trimestrales es todavía limitado y se concentra en la división de transporte y defensa, en forma de retraso en algunos proyectos.

La multinacional, no obstante, advirtió que la pandemia está comenzando a tener un impacto profundo en la economía global y dijo que prevé que afecte a sus resultados en los próximos trimestres. Si bien dijo que aún es muy difícil estimar el impacto que tendrá finalmente, dejó en suspenso tanto sus objetivos para 2020 y pospuso la decisión sobre la vuelta al pago de dividendo en el ejercicio 2020 .

La compañía mantuvo los ingresos prácticamente estables, con 735 millones, uno menos que enero-marzo del año pasado. Destacó su división Minsait (de tecnologías de la información), que creció un 3,9%, mientras los ingresos de Transporte y Defensa cayeron un 7% por el impacto de los retrasos mencionados en algunos proyectos.

Su ebitda retrocedió un 27,7%, hasta los 51 millones, mientras que la cartera creció un 12% y llegó a 4.800 millones, un nuevo récord histórico. La compañía, que vio descender su ebit en 19 millones (con toda la caída concentrada en Transporte y Defensa por la periodificación y los retrasos del Eurofighter y otros proyectos significativos), elevó la contratación neta un 7,6% hasta los 1.020 millones.

La generación de caja en el primer trimestre fue de 49 millones superior a la del mismo periodo del año anterior, y el ratio de deuda neta/ebitda en los últimos doce meses (excluyendo el impacto de la NIIF 16) se situó en 2,2 veces en el primer trimestre frente a 1,6 veces en el mismo periodo de hace un año. Indra dispone de más de 940 millones entre efectivo y líneas disponibles a 31 de marzo.

Su presidente, Fernando Abril-Martorell, destacó este lunes cómo el nuevo entorno provocado por la pandemia está comenzando a tener un impacto en los comportamientos y en las decisiones de los clientes de Indra, “auque es desigual según su tipo de actividad”. “La profundidad y duración de dicho impacto es aún incierta, pero prevemos que afecte en mayor medida a los resultados de Indra en los próximos meses”. El directivo remarcó que las prioridades de la compañía en este momento son proteger la salud de sus empleados, garantizar en todo momento el servicio a sus clientes y preservar la sostenibilidad financiera y competitividad de Indra en el largo plazo.

Normas
Entra en El País para participar