Energía

Brufau dice que "la industria nos sacará de la crisis" y pide un plan renove para el motor

El presidente de Repsol asegura en la junta general que "la movilidad terrestre se está recuperando"

Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol y Antpnio Brufau, presidente, en la junta de 2018.
Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol y Antpnio Brufau, presidente, en la junta de 2018.

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha asegurado hoy durante su intervención en la junta general de accionistas, realizada telemáticamente, que "hay que recuperar una economía sana para recuperar el sistema de salud y el empleo [..] con estrategias compatibles con el largo plazo". Dado que la economía española se basa en el turismo, la construcción y la industria, Brufau apostó firmemente por esta última, dado que la crisis sanitaria no permitirá contar a corto plazo con el turismo, y que la construcción es un sector "procíclico".

A la vista de la caída de la demanda interna derivadas de las medidas de confinamiento decretadas por el Gobierno para luchar contra la pandemia, "la industria, a la que orgullosamente pertenecer Repsol, es la que nos volverá a sacar de la crisis", indicó Brufau. Especialmente, "la industria exportadora, ya que el 80% de las exportaciones son industriales, y la del automóvil". Para este sector pidió el apoyo del Gobierno con "un plan renove" y que se le libere "de una excesiva regulación que menoscabe su competitividad". A este respecto, Brufau ha reclamado un escenario de inversiones para el sector de los biocarburantes y los fueles sintéticos, "la herramienta más eficiente para la descarbonización", añadió.

En esta línea, y en respuesta a la pregunta de un accionista sobre cómo afectará la crisis del Covid-19 a Repsol, el consejero delegado, Josu Jon Imaz, dijo que "la economía circular se verá reforzado, lo local será muy importante, ha ganado en valor; se está volviendo a la movilidad individual como elemento de protección, en detrimento de la colectiva". Para Imaz, la crisis puede envejecer aún más el parque de automóviles, por lo que es necesario apoyar la fabricación en España con tecnologías maduras de descarbonización", como la hibridación, y no tanto a las que no son maduras, como la eléctrica, "a las que acceden los ciudadanos de rentas más altas y con subvenciones", advirtió.

Imaz hizo alusión a la presión a la baja de los precios del crudo el año pasado (y, más aún, en este año por el confinamiento), el incremento de la producción de Arabia Saudí y el exceso de oferta de Estados Unidos. Sin embargo, a la vista de lo que está ocurriendo en países que están superando la pandemia, como Corea del Sur, "la movilidad terrestre se está recuperando" y aludió al reciente acuerdo de la OPEP para reducir la oferta, que "aunque insuficiente", es algo positivo, en su opinión.

Imaz reiteró el contenido del plan de resiliencia para este año que la compañía presentó a finales de marzo, bajo la premisa de un precio del barril de 23 dólares. Este es el plan "que nos permitirá cumplir los compromisos con los accionistas y la sociedad", así como mantener el objetivo de convertirse en "un proveedor multinenergía" y alcanzar "cero emisiones netas en 2050". El plan plantea una reducción de las inversiones previstas en mil millones de euros y de los gastos operativos de 350 millones.  La asamblea ha aprobado el dividendo previsto de un euro por acción con cargo al ejercicio de 2019, lo que supone un crecimiento del 5%, si bien, la petrolera ha renunciado a la reducción del capital del 5%.

El consejero delegado de Repsol destacó el valor del pape del gas natural; la eficiencia energética, los nuevos negocios de bajas emisiones (comercialización y generación de renovables); la captura de CO2; nuevas vías de emisiones cero o negativas; el hidrógeno verde y los sumideros de carbono. Precios de CO2 interno. En cuanto a la exploración y producción, apostó por activos de ciclo corto y su optimización. Repsol parará la producción en países cuyos costes no compensen, señaló hace unos días Imaz en una conferencia de analistas.

Las prioridades de la petrolera, ha señalado ante los accionistas, "son el equilibrio entre la prudencia financiera y la fortaleza del balance", así como la retribución al accionista, que le permitirá su papel de compañía multienergética, "vector fundamental para crecer en rentabilidad", subrayó. Repsol cuenta con 3.000 MW de energía verde en operación, 2.000 MW en desarrollo y el año pasado superó el millón de clientes de gas y electricidad, un 31% por encima de la cartera que tenía al lanzarse a este nuevo negocio con la compra de Viesgo.

Un recuerdo para Cortina

Tras dedicar unas palabras de recuerdo y pésame por el fallecimiento de su antecesor en la presidencia, Alfonso Cortina, víctima del coronavirus, Antonio Brufau dijo que vivimos "tiempos tristes", una "de las peores épocas que nos ha tocado vivir", aunque "ya percibimos algo de luz" (las ventas de carburantes llegaron a derrumbarse hasta un 70% en abril).

Al respecto recordó las medidas que la compañía ha aplicado para garantizar la seguridad de sus empleados y su apoyo a la sociedad, con la fabricación de hidroalcoholes y las donaciones de equipos de seguridad para los profesionales y respaldo a los transportistas.

 

Normas
Entra en El País para participar