El Covid-19 revela el cambio climático como una apuesta inversora de Credit Suisse

El sector eléctrico, las infraestructuras o las tecnológicas se mantienen como las grandes tendencias de la gestora

El Covid-19 revela el cambio climático como una apuesta inversora de Credit Suisse

La pandemia del Covid-19 ha perturbado el sector económico a nivel global. Sin embargo, pese a la crisis financiera internacional que está desencadenando el virus o los conflictos políticos nacionales que se están viviendo, parece que las grandes tendencias de inversión permanecen inmutables. Así lo afirma Credit Suisse en su actualización anual del informe Supertrends, publicado este miércoles, en el que subraya la consolidación de los cinco sectores por los que apostaba hasta ahora y añade un sexto, dedicado al cambio climático y la descarbonización de la economía.

En este sentido, la gestora hace hincapié en que la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero durante los últimos meses debido al parón de la actividad económica dan una "clara señal de lo que podría lograrse en un futuro". Por ello, ven potencial en la inversión en "compañías que contribuyan de forma más eficaz a la transición hacia una economía global menos intensiva en carbono". Entre estas empresas, destacan las pertenecientes al sector eléctrico, el transporte, las energéticas o las firmas dedicadas a la agricultura o la producción de alimentos.

Esta consideración enlaza con la oportunidad que Credit Suisse ve en otras dos tendencias que considera clave: las infraestructuras y la sostenibilidad. En referencia a la primera, a las rentabilidades de los dividendos que aportan las compañías de este sector, la gestora añade que habrá una fuerte inversión en este ámbito, apoyada en los bajos tipos de interés, así como en la necesidad de cambiar el modelo energético, aumentando la apuesta por energías renovables que requerirán una fuerte inversión en infraestructuras. En este sentido, subraya que "las empresas de servicios públicos se beneficiarán" de dicha transición y por tanto, da potencial bursátil a estas compañías. Unido a ello, esta el valor que los millenials dan al consumo de alimentos sostenibles y por tanto, a la inversión en empresas que se encarguen de producirlos o suministrarlos.

Credit Suisse mantiene también el foco en la tecnología, en un momento en el que la inversión en innovación es fundamental, desde el punto de vista sanitario, pero también desde el medioambiental, con el objetivo puesto en las ciudades inteligentes, y de la educación y el entretenimiento en el hogar, dada la situación de confinamiento que esta viviendo la sociedad.

Asimismo, la gestora mantiene el potencial de la inversión derivada del cambio demográfico, con un envejecimiento de la población que se notará en los próximos años especialmente en los mercados emergentes, y así como la tendencia de inversión centrada en la preocupación de la población por cuestiones nacionales como la desigualdad o la pobreza. No obstante, subraya que el Covid-19 ha puesto de manifiesto que es necesaria una respuesta coordinada internacionalmente. En este sentido, dada la elevada deuda contraída por los Estados, la inversión será clave para cuestiones que preocupan a la sociedad como un abaratamiento de la vivienda y del sector sanitario -y una mejora en su funcionamiento-, una actualización de la formación de los empleados en un entorno de cambio y una gestión de la seguridad informática. Aspectos en los que las empresas tecnológicas tendrán de nuevo un papel protagonista.

Normas
Entra en El País para participar