La Comunidad de Madrid decide pedir al Gobierno pasar a la fase 1

Todos los territorios demandan a Sanidad avanzar en su desescalada menos Cataluña y Castilla y León

Una peluquería abierta en Almería.
Una peluquería abierta en Almería. GTRES

El Gobierno de la Comunidad de Madrid pedirá al Ejecutivo central entrar en la fase 1 de la desescalada el día 11 de mayo. La discusión sobre si la región debía o no pasar a la siguiente fase ha comenzado este miércoles por la mañana. La presidenta de la región epicentro de la pandemia, Isabel Díaz-Ayuso, comenzó por afirmar en una entrevista a RNE que la ocupación de las camas UCI es aún demasiado alta por lo que "no tiene prisa" para pasar a la siguiente fase. Una consideración que entró en conflicto con la opinión de Ignacio Aguado, vicepresidente del Gobierno regional y miembro de Ciudadanos, el partido que administra junto al PP la Comunidad de Madrid. Aguado llevaba varios días afirmando que la región sí está preparada para pasar a la fase 1. A pesar de las diferencias y apurando el plazo hasta el final, la decisión está tomada, aunque con precauciones. Si el Gobierno da el visto bueno a la decisión de la capital, el uso de mascarilla será obligatoria en recintos cerrados y se deberá conservar la distancia de seguridad en la calle.

El plazo para que las comunidades autónomas envíen sus propuestas para pasar a la siguiente fase del plan de desescalada expiraba este miércoles a las 14.00 horas. La mayoría de los territorios ha pedido pasar a la fase 1 el próximo lunes; si el Ministerio de Sanidad acepta sus propuestas este viernes, se permitirá la apertura parcial de algunas actividades o las reuniones sociales de hasta 10 personas. Cataluña y la Comunidad de Madrid comunicaron abiertamente sus dudas sobre la capacidad de sus provincias para abrir sus medidas de confinamiento íntegramente aunque, al final, ha sido solo la región catalana la que ha propuesto un avance desigual de su territorio en la desescalada. También Castilla y León ha valorado que la totalidad de su provincia no cumple con los requisitos del Ejecutivo y ha planteado a Sanidad un alivio por zonas de las medidas restrictivas.

Cataluña, la segunda región más afectada por el coronavirus, afronta un complicado proceso de desescalada. La propuesta de la Generalitat es que solo tres de las nueve regiones sanitarias en las que el departamento de Salud divide Cataluña, pasen a la siguiente fase. Las únicas que cumplen con los indicadores de capacidad asistencial del sistema sanitario, situación epidemiológica y movilidad para pasar a la fase 1 el próximo lunes son Terres de L’Ebre, el Camp de Tarragona y Alt Pirineu i Aran. Son las únicas que llevan más de una semana sin registrar muertes con el Covid-19. Esta decisión deja a Barcelona y su área metropolitana en la fase 0 por unos días más, la zona que concentra el 66% de la población catalana. La consellera de Salud, Alba Vergés, ya advirtió el martes sobre el riesgo de rebrote en las zonas más pobladas y este miércoles lo ha hecho oficial en una rueda de prensa donde ha aclarado que "las regiones de bajo riesgo son las que pasarán a la fase 1, las otras seis están en buena situación, la tendencia es decreciente en todas ellas". Además ha indicado que no esperará los 15 días entre fases para solicitar el cambio de escenario.

La Junta de Andalucía, por su parte, ya ha enviado este miércoles al Ministerio de Sanidad su documento, en el que plantea que las ocho provincias de la región pasen a la fase 1 del plan de desescalada junto a 30 de los 33 distritos sanitarios. Para los tres restantes que corresponden a Málaga, Granada y al área metropolitana de Granada pide condiciones como la prohibición de espectáculos al aire libre, congresos científicos o mercadillos en esas zonas. La región espera poder abrir sus playas el 25 de mayo.

Castilla y León valora que solo algunas zonas cumplen con los criterios sanitarios y epidemiológicos que establece el Gobierno para pasar a la siguiente fase. La Junta propone, por tanto, que la desescalada se haga por regiones y no por provincias como estableció el Ejecutivo central. Las 26 zonas que propone el Gobierno del territorio son Muñico, en Ávila; Sedano, Valle de Losa, Pampliega, Espinosa de los Monteros, Valle de Mena y Quintanar de la Sierra, en Burgos; Truchas, Matallana de Torío y Riaño, en León; Torquemada, en Palencia; Robleda, Lumbrales, Aldeadávila de la Ribera y Miranda del Castañar, en Salamanca; San Pedro Manrique, en Soria; Alaejos, Mayorga y Esguevillas, en Valladolid; y Alta Sanabria, Carbajales de Alba, Tábara, Corrales del Vino, Villalpando, Santibáñez de Vidriales y Alcañices, en Zamora.

Asturias ha comunicado a Sanidad avanzar en la desescalada a varias zonas hasta la fase 2. Se trata de los valles de Los Oscos y el Oso, donde el coronavirus no ha golpeado tan fuerte como en el resto de la provincia para la que ha pedido pasar a la fase 1 el próximo lunes.

La región de Murcia, Galicia, la Comunidad Valenciana, Castilla La-Mancha, Extremadura, País Vasco, Cantabria, Aragón, La Rioja, Navarra, Canarias y Baleares han pedido a Sanidad que la totalidad de sus provincias pasen a la siguiente fase el próximo lunes. Son territorios donde el virus ha tenido menor incidencia y se encuentran en una situación muy favorable para ahondar en la desescalada hacia la nueva normalidad.

El Ejecutivo murciano incluye en su documento mayor control de la movilidad desde otras provincias, -para evitar lo que ocurrió cuando se decretó el estado de emergencia que hubo traslados de madrileños hacia sus segundas residencias en la región- y flexibilidad para alargar los paseos de los niños cuando comience el calor. Este último punto también lo incluyen la Comunidad Valenciana, Castilla La-Mancha y Extremadura.

La Consejería valenciana pide al Gobierno, por su parte, autonomía para autorizar los baños en la playa. Castilla La-Mancha incluye pasar todos los actos y espectáculos directamente a la fase 3 y poder realizar desplazamientos dentro de la provincia. Se trata de una demanda que también contiene el escrito que ha remitido el Servicio Gallego de Salud al Ministerio de Sanidad. El documento de la Consejería de Galicia indica que, si algún área retrocediese de fase o no consiguiese avanzar al mismo ritmo "habría que restringir" la movilidad en esa zona.

Normas
Entra en El País para participar