La pandemia obstruye el turbo de la Fórmula 1 para Ferrari

La prohibición de los espectáculos de masas ha interrumpido la temporada de este año

La pandemia obstruye el turbo
de la Fórmula 1 para Ferrari

La emergencia causada por el Covid-19 está causando quebraderos de cabeza a Ferrari. El fabricante italiano de automóviles de lujo, valorado en 30.000 millones de dólares, debe buena parte de su prestigio, y una buena porción de sus ingresos, a su presencia, desde hace décadas, en el circuito de carreras de la Fórmula 1. Pero la prohibición de los espectáculos de masas ha interrumpido la temporada de este año. Aunque el negocio automovilístico principal de Ferrari debería sostenerse bien durante la crisis, la falta de acción en las pistas ralentizará el crecimiento.

Ferrari, que el lunes reanudó la producción en su emblemática base de Maranello, ha reducido sus previsiones de ingresos netos para 2020 a solo 3.400 millones de euros, y culpa de ello a las incertidumbres de la Fórmula 1 y a la disminución de ventas de motores Maserati. Supone un 10% menos que la cifra del año pasado, y está un 17% por debajo de las previsiones anteriores presentadas por el grupo, que ascendían a 4.100 millones de euros o más.

Esta previsión revisada tiene poco que ver con la actividad principal de Ferrari, la venta de automóviles que alcanzan los 300.000 euros por unidad, como el 488 Pista. Los envíos de automóviles en el primer trimestre del año han ascendido un 5%, hasta superar ligeramente las 2.700 unidades, con un ascenso proporcional de los ingresos netos derivados de la venta de automóviles y recambios. El consejero delegado, Louis Camilleri, afirma que la lista de espera de Ferrari supera con creces el año. Camilleri debería poder recuperar buena parte de la producción perdida durante el confinamiento en Italia aumentando turnos y manteniendo el ritmo de trabajo en agosto.

La suspensión temporal del campeonato de Fórmula 1, por el contrario, no puede solucionarse tan fácilmente. El año pasado, Ferrari obtuvo 538 millones de euros en patrocinio y gestión de marca, que equivale al 14% de sus ingresos netos. Los analistas calculan que, de ellos, al menos 200 millones procedían de la participación en carreras, y el resto del patrocinio y la publicidad. El campeonato de 2020, en el que debían celebrarse la cifra récord de 22 carreras, podría reducirse a las dos terceras partes, o incluso a la mitad, por culpa de las cancelaciones y los retrasos. Y aunque las carreras se reanuden, la prohibición de la asistencia de público reducirá los ingresos por ventas de entradas y por publicidad.

Según datos aportados por Refinitiv, la valoración de Ferrari está ahora en torno a 20 veces el ebitda previsto, deuda incluida, lo que representa un descenso frente al máximo de 22 veces alcanzado a principios de año. La pérdida de un turboboost clave hace improbable que su valoración se recupere pronto.