Burger King inicia la desescalada en 460 locales: se apunta al 'take away' y la recogida desde el coche

Los empleados de cara al público llevarán mascarilla, guantes y una visera protectora

Empleada de Burger King con el equipamiento protector del virus.
Empleada de Burger King con el equipamiento protector del virus.

Burger King España ha iniciado la desescalada con la repaertura de 460 restaurantes que han incorporado ya todas las medidas recogidas en su plan de seguridad e higiene y que ofrecen desde este lunes sus servicios de recogida en restaurante, ya sea con recogida en el establecimiento o desde el coche. El plan diseñado por la multinacional de comida rápída se está implantando por fases en sus más de 800 restaurantes en ámbito nacional

La firma detalla que ha introducido nuevas medidas de seguridad, que se están implementando progresivamente durante la fase cero en los restaurantes y que se añaden a las ya implantadas para el servicio de entrega a domicilio, que ha estado operativo durante la crisis, y que serán parte de la “nueva normalidad” de cara las siguientes fases.

De esta forma, los restaurantes tendrán un límite de aforo que estará indicado en la entrada de cada restaurante. Igualmente, todos los empleados llevarán mascarilla y todos los días se les tomará la temperatura al inicio del turno para asegurar que no superal el umbral de fiebre. Además de la mascarilla y las mamparas, como medida adicional todos los puestos de cara al cliente llevarán guantes y visera protectora.

En lo que se refiere al interior de los establecimientos, los mostradores de pedido y recogida estarán equipados con mamparas para garantizar la distancia de seguridad y se ha establecido la limpieza frecuente de los mismos cada media hora para prevenir posibles contagios. Los kioscos de autoservicio también contarán con mampara siempre que no exista la debida distancia de seguridad.

Por otro lado, la compañía ha delimitado y señalizado la zona de tránsito de clientes, que disponen en la entrada de un dispensador de guantes y gel higienizante de uso obligatorio durante la estancia en el restaurante y se realizarán los pedidos preferiblemente por kioscos de autoservicio.

En el servicio de recogida desde el coche, los empleados encargados de los pedidos llevarán mascarilla, guantes y visera. Además, el pedido se entrega en bolsas cerradas sobre una bandeja que será desinfectada después de cada uso.

En lo que respecta al modo de pago, a partir del 11 de mayo se restablecerá el pago en efectivo, destinando una caja específica que cuenta un protocolo especial de seguridad. De esta forma, la compañía podrá ampliar los servicios que ofrece los clientes.

Durante la fase de confinamiento Burger King ha mantenido el servicio de envío a domicilio. Para ello la compañía implantó la primera fase de su plan interno en el que introdujo un conjunto de medidas de seguridad e higiene en cocina y tienda. Por un lado, se habilitaron zonas diferenciadas dentro de los restaurantes para extremar las medidas de higiene y distancia social entre los empleados, destinando una zona exclusiva para la carga de pedidos y evitando así el contacto entre repartidores y personal de cocina.

Por otro lado, se implantó el protocolo de entrega sin contacto que garantiza que el cliente recibe el producto en la puerta de su casa sin establecer ningún contacto con el repartidor. Además de mantener la obligatoria distancia de seguridad, como medidas adicionales, el repartidor no se quita en ningún momento el casco y los guantes. Además, para evitar el contacto con el cliente, deposita el pedido sobre un mantel desechable que retira una vez el cliente ha cerrado la puerta.

Actualmente la cadena de restaurantes de comida rápida tiene 460 restaurantes operando que dan servicio a sus clientes en toda España y prevé aumentar a más de 500 en la siguiente fase.

Normas
Entra en El País para participar