Banca

Abanca reta al Covid-19 al apostar por las fusiones para crecer y se confirma como el banco más rentable

Cierra el trimetre con un beneficio de 127 millones, el 13,2% menos tras provisionar 78 millones de euros por la pandemia. Salta a l tercera posición por beneficios en España.

Juan Carlos Escotet, propietario de Abanca, y Francisco Botas, consejero delegado de la entidad, en una imagen de archi
Juan Carlos Escotet, propietario de Abanca, y Francisco Botas, consejero delegado de la entidad, en una imagen de archi

Los resultados de Abanca han destacado sobre gran parte del sector durante el primer trimestre del año, periodo caracterizado por el hundimiento de los beneficios a causa de las fuertes provisiones extraordinarias que ha realizado el sector como medida de prudencia por la crisis del coronavirus. Abanca, así, obtuvo un beneficio neto de 127 millones de euros, un 13,2% menos que en el mismo periodo del año antes, tras realizar una dotación por valor de 78 millones de euros, para hacer frente al impacto del Covid-19.

El banco cree que esta provisión será suficiente para este año, si bien al cierre del primer semestre evaluará el plan estratégico para conocer si son necesarios cambios. Si no se hubiese hecho la dotación extra, su beneficio después de impuestos crecería un 0,5%.

Pese a esta dotación su rentabilidad ha sido de las que menos se ha resentido del sector, al elevarse al 10,9%. Se consolida así como el banco más rentable de España (el segundo es Bankinter, con un ROE del 10,23%). Además, pasa a ser el tercero por beneficios, tras Santander, que ganó 331 millones, al provisionar 1.646 millones extras, y Bankinter, que cerró con un beneficio de 130,3 millones.

En rueda de prensa por videoconferencia, el presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, aseguró que la entidad afronta el impacto del Covid-19 con una “situación francamente privilegiada” en capitalización y cobertura. El banquero aseguró que Abanca mantiene su objetivo de crecer con compras o fusiones, siempre que la entidad gallega mantenga el control de la firma resultante. Abanca cuenta en la actualidad con un excedente de capital de 1.221 millones de euros y cobertura de activos improductivos del 61,1%, una de las mayores del sector. La estrategia del banco por no cotizar le está favoreciendo frente a sus homólogos que se enfrentan a fuertes caídas de sus cotizaciones, por el castigo de sus inversores.

La entidad acaba de finalizar la integración de la portuguesa Caixa Geral en España, y está a punto de cerrar la compra de Eurobic, también portuguesa. El banquero augura que el “efecto pos-Covid” favorecerá las fusiones y adquisiciones, que “bien pensadas” pueden permitir mantener un modelo de negocio que “ha demostrado ser exitoso”. Por ello, afirma que, una vez se culmine la operación de Eurobic, estarán “abiertos” el próximo año a “cualquier posibilidad que pueda surgir”.

Todos los bancos descartan ahora fusiones, pero están convencidos de que tras la vuelta a la normalidad se producirán fusiones. En su informe de Estabilidad Financiera el Banco de España ya explicaba que la crisis del Covid-19 no va a afectar a todos los bancos por igual dadas sus características, áreas geográficas en las que opera y riesgo en los sectores más afectgados por la pandemia. SEgún todos los expertos, ello derivará en procesos de concentración, pero que se descartan este año ante las bajas cotizaciones de toda la banca, y las elevadas incertidumbres.

El volumen de negocio supera los 85.500 millones, un 20,6% más que hace un año. El crédito a clientes aumentó un 25,3%, por el mayor perímetro. Sin las integraciones crecería el 8%. Su mora es del 2,7%, sin variación en abril.

Nueva Pescanova

Tras sumar ya el 80% del capital de Nueva Pescanova, Abanca buscará ahora un socio industrial que “asegure un proyecto de largo plazo”, y “de ser posible que sea gallego, mucho mejor”, declaró Escotet. La idea es que el nuevo socio se haga con el control de Nueva Pescanova y Abanca conserve un peso importante.

Pacto con el Gobierno

Escotet aseguró que echa “de menos” que el Gobierno tenga “en cuenta” la opinión del sector privado para las medidas a tomar para la recuperación económica ante la crisis del coronavirus. “Sí echamos de menos la necesaria concertación para que se puedan tomar decisiones con la mayor celeridad, dado que el tiempo es oro, y cada día que tengamos que permanecer en confinamiento supondrá un deterioro económico mayor”, avisó.

 

Normas
Entra en El País para participar