O2 y Virgin Media sacuden el histórico liderazgo de BT

El nuevo grupo supone el 34% de los ingresos por servicios del país

La teleco se posicionaría en las tarifas integradas frente a sus rivales

Telefonía Reino Unido Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Durante años, Telefónica y Liberty Global han sondeado distintos movimientos en Reino Unido, pero sin resultados. Ahora parece diferente. Si hay acuerdo final entre ambas para integrar sus filiales O2 y Virgin Media, provocarán una fuerte sacudida en el mercado británico, uno de los mayores de Europa, y amenazarán el liderazgo histórico de BT.

Su unión formará el primer operador del país, en términos de ingresos por servicios, con una cuota de mercado del 34%, según un informe de Goldman Sachs citado por Bloomberg, frente al 32% de BT y el 18% de Vodafone, y el 9% de Three.

En términos individuales, O2 mantiene el 26% del mercado del móvil, por un 28% de BT; mientras que, en la banda ancha fija, el antiguo monopolio controla el 35% de las líneas, por algo más de un 20% de Virgin y un 23% de Sky.

O2 y Virgin Media son dos grupos complementarios, una operadora móvil y un proveedor de banda ancha fija. Telefónica, que en 2013 vendió su pequeña filial de banda ancha fija en el Reino Unido a Sky por cerca de 200 millones de euros, gestiona 34,5 millones de líneas móviles en el país, incluidas marcas reconocidas como Tesco Mobile y Giffgaff (incluye 5,11 millones de accesos M2M y 8,71 millones de accesos mayoristas).

A su vez, Virgin Media cuenta con cerca de 3,3 millones de clientes de móvil y seis millones de suscriptores de banda ancha fija y televisión de pago.

Lo cierto es que la compañía resultante desafiaría al antiguo monopolio BT en el segmento de las tarifas convergentes fijo-móvil, y podría dejar a otros rivales como Vodafone y Three, que son operadores básicamente de móvil, en una posición complicada en el caso de que este tipo de tarifas se generalizasen durante el periodo de crisis económica provocada por el contagio del coronavirus Covid-19.

En la actualidad, BT es el único actor de relevancia en este ámbito en Reino Unido, situación diferente a la de España, donde al menos seis operadores son capaces de ofrecer tarifas convergentes.

En términos internos, Reino Unido ha liderado el crecimiento orgánico en el conjunto del grupo Telefónica en los últimos años. Así, O2 incrementó sus ingresos un 3,8% orgánico en 2019, hasta 7.109 millones de euros, aportando más del 14,5% del total del grupo, que en noviembre situó a Reino Unido entre sus mercados estratégicos, junto a España, Alemania y Brasil.

También Reino Unido es una división clave para Liberty. Es, de hecho, su negocio principal. En la presentación de las cuentas de 2019, en febrero pasado, la empresa advirtió de que en Reino Unido se enfrentaría este año a “vientos de cara”, y advirtió de que se analizarían opciones estratégicas para generar valor.

Ahora, con Telefónica, esa alternativa está encima de la mesa. Además, Liberty fichó a una nueva directora financiera y adjunta al CEO, Severina Pascu, de la que destacó su experiencia en operaciones.

Telefónica amenaza con denunciar la subasta de espectro 5G en Reino Unido

Telefónica puede abrir otra sacudida en el sector británicos de las telecomunicaciones. La operadora ha enviado un escrito al regulador Ofcom, en el que indica que se ha planteado presentar una denuncia contra la subasta de espectro para móvil 5G, a menos que se hagan cambios en los términos, según publicaron ayer distintos medios británicos.

Su filial británica O2 quiere que la licitación se realiza de forma estructurada, de manera que las operadoras puedan pujar por grupos de frecuencias, frente a una subasta más de frecuencias más separadas y fragmentadas, y, en su opinión, menos eficientes para el comprador.

La división local de Telefónica ya había afirmado en febrero pasado que el regulador Ofcom debía decidir cómo adjudicar las frecuencias entre los operadores para evitar una fragmentación de los bloques de espectro, situación que generaría unos servicios de 5G de menor calidad en Reino Unido.

Desde el regulador Ofcom se advirtió de la decepción generada por la decisión de uno de los operadores de amenazar con el inicio de acciones legales, señalando que esta situación ralentizaría el proceso de implantación del 5G, afectando tanto a los usuarios como a la propia economía de Reino Unido.

La subasta de espectro está prevista para 2020. De presentarse la denuncia ante los tribunales, el proceso se frenaría y la licitación podría retrasarse. Según Financial Times, el retraso de la subasta en Reino Unido podría extenderse hasta un periodo de 18 meses.

La licitación de espectro 5G en Reino Unido es una de las principales que debe afrontar Telefónica, y que está apuntada de forma destacada en su agenda, junto a las que tiene que acometer en países como Brasil y España.

Precisamente, esta última, que tenía que haberse realizado entre mayo y junio, fue aplazada a causa de la declaración del estado de alarma para hacer frente al contagio del coronavirus Covid-19. Junto a España, otros países europeos como finalmente decidieron retrasar la licitación hasta que haya una normalización de la situación. Las subastas podrían tener lugar a finales de 2020 o principios de 2021, en función del proceso de normalización.

Normas
Entra en El País para participar