Energía

Endesa ganó un 59% más en el primer trimestre gracias al mercado liberalizado

Recupera 515 millones de euros provisionados durante la negociación del convenio colectivo

José Bogas, consejero delegado de Endesa.
José Bogas, consejero delegado de Endesa.

Endesa registró en el primer trimestre de este año un beneficio neto de 844 millones de euros, lo que supone un 133% respecto al mismo periodo del año pasado. Este dato incluye el impacto de la entrada en vigor del nuevo convenio colectivo y de las provisiones por reestructuración de plantilla, que han tenido un impacto de 267 millones en el resultado neto. Descontados estos efectos extraordinarios, el beneficio neto creció un 59%.

Endesa atribuye esta positiva evolución “a la gestión” y “la estabilidad” del mercado liberalizado. La caída de precios en este mercado ha beneficiado a la comercialización de Endesa (que genera menos que vende) y a que la crisis del coronoavirus y la consiguiente caída de la demanda (un 3,2% en el trimestre), a partir del día 14 de marzo, fecha en que se decretó el estado de alarma, aún no se deja ver en las cuentas.

Un periodo caracterizado, recuerda, por precios más bajos en el mercado mayorista de electricidad (unos 35-37 euros/MWh) por la caída del consumo, el peso de las energías renovables, la reducción del precio de los derechos de CO2 y la evolución de los precios de las materias primas. Todo ello, incrementa el margen de la actividad libre un 20%.

El ebitda de Endesa creció un 59%, hasta 1.476 millones, debido, en parte, al impacto de la aplicación de las medidas del nuevo convenio colectivo aprobado en enero con el apoyo de UGT, y que el resto de sindicatos ha recurrido ante el Supremo, que ha supuesto la recuperación de una provisión de 515 millones de euros. Por otro lado, se ha realizado una provisión de 159 millones de euros para planes de reestructuración de plantilla. El impacto de estos dos aspectos ha sido de 356 millones de euros.

Descontadas estas medidas, el ebitda aumentó un 21% “por la buena evolución del negocio liberalizado y por la estabilidad del negocio regulado”, indica la energética controlada por la italiana Enel. Dicho negocio registró un ebitda de 550 millones, un 51% más.

Por su parte, el ebitda negocio regulado se mantiene, con un incremento del 1%, hasta 570 millones, por la mayor generación en las islas. El de distribución, desciende ligeramente, un 2%, por “el ligero” recorte de la retribución a las redes aprobado por la CNMC en enero.

El cash flow operativo de Endesa fue de 276 millones hasta marzo, un 17,6% menor que en el mismo periodo de 2019, debido la a evolución del capital circulante. La deuda neta asciende a 7.376 millones de euros, 999 millones de euros más que a 31 de diciembre de 2019, por el pago del dividendo a cuenta de 0,7 euros por acción que realizó el 2 de enero y supuso un desembolso de 741 millones de euros. La ratio de deuda neta sobre ebitda es de 1,7 veces. Una situación financiera que, según la compañía, le da “fortaleza y flexibilidad para afrontar la situación derivada del Covid-19" y el fuerte proceso de inversión en energías renovables y digitalización incluido en su plan estratégico.

Las inversiones brutas en el primer trimestre ascendieron a 271 millones de euros, un 31% menos, por las fuertes inversiones del año anterior. Endesa ha alcanzado unas cuotas de mercado del 19,5% en generación peninsular; del 43,2% en distribución y del 33,3% en ventas de electricidad a clientes del mercado liberalizado.

Hoy,junta general

Endesa, que celebra hoy su junta general de accionistas, pagó con cargo a 2019 un dividendo a cuenta de 0,70 euros por acción. A este hay que añadir otros 0,77 euros complementarios, con lo que el importe total a pagar asciende a un total de 1.562 millones.

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, destacó en una nota de prensa que “los buenos resultados van a servir para afrontar con garantías el impacto del Covid-19 en el segundo trimestre”. Endesa ha retomado la construcción de sus parques renovables, y estudia la posibilidad de acelerar las inversiones, “especialmente en plantas eólicas y solares, para ayudar a la reactivación de la economía con la creación de empleo y riqueza”, indica Bogas.

Normas
Entra en El País para participar