Tras la crisis por el Covid-19

FEI e IND+I piden a los grupos políticos un consejo nacional de I+D+i para la reconstrucción económica y social

Ambas organizaciones proponen una apuesta industrial, generar I+D útil e impulsar el emprendimiento innovador

Laboratorio de bioseguridad nivel 2 de Ascires para Covid-19.
Laboratorio de bioseguridad nivel 2 de Ascires para Covid-19.

El Foro Empresas Innovadoras (FEI) y el IND+I Encuentro anual sobre Industria e Innovación han enviado un documento a los diferentes grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados con una propuesta para la reconstrucción social y económica del país tras la pandemia por el Covid-19.

Ambas comunidades ven necesario que esta crisis, “que está suponiendo una pérdida irreparable de vidas humanas, de empresas y puestos de trabajo”, se convierta en una oportunidad definitiva para cambiar sectores y negocios, “en línea con un cambio inexcusable en el estilo de vida, de consumo y de producción”.

Por ello, piden que en esta etapa de negociación prevista entre fuerzas políticas y agentes sociales y económicos, no se deje olvidado los asuntos relativos a la I+D+i de España. Con ese objetivo, además, de que se arranquen desde ya elementos transformadores de la situación actual, proponen que “la apuesta industrial, la generación de I+D útil para la sociedad y el impulso al emprendimiento innovador” ocupen un lugar central en el planteamiento y orientación de los Acuerdos de Reconstrucción Social y Económica.

"No deberían ser un punto más del ordel del día, sino factores clave de estabilidad para poder afrontar las crisis de diferente índole (económicas, climáticas, sociales) cada vez más globales y recurrentes, y generar prosperidad y desarrollo sostenible", dicen.

Ambos organismos destacan que para llevar a cabo de manera eficaz esas tres políticas cruciales debería crearse un Consejo Nacional de Innovación e I+D, así como una Agencia para la Transformación digital y la Transición ecológica de las industrias. “Los dos dependientes directamente de la Presidencia del Gobierno”.

En sus propuestas, defienden también que dicho consejo se defina como un grupo asesor “en la confección de relato y estrategia de país en favor de la innovación y la I+D”, donde se discutirían, impulsarían y evaluarían cómo las políticas que favorezcan la generación y compartición del conocimiento con el tejido empresarial, académico y social serían un pilar fundamental para la reconstrucción social y económica. Entre otros objetivos de este consejo estaría conseguir que la inversión en I+D, sumando privada y pública, se acerque al porcentaje de gasto sobre el PIB de la media europea.

"Hay que apostar por una política que integre la I+D, pero también todas las demás modalidades y fuentes de innovación, una política orientada a la utilidad para la sociedad de lo que se investiga", subrayan, al tiempo que señalan que para materializar sus decisiones, el consejo solo tendría eficacia con el apoyo y alineación de las agencias, organismos públicos y privados que ya existen en el ecosistema innovador y en la sociedad civil.

Respecto a la agencia propuesta, resaltan que esta debe tener dotación presupuestaria propia y deberá asumir un rol activo en la creación de valor económico, social y ecológico. Todo ello “a través de la definición de unas pocas misiones estratégicas, en línea con la política de la UE, para generar innovación y crecimiento a largo plazo". También destacan el peso de la industria en el nuevo modelo y la importancia de reforzar el acceso a productos básicos. "No solo energía y defensa, también tecnología, productos sanitarios o alimentos. Una industria interdependiente, conectada a las cadenas globales y locales de producción, pero resiliente y adaptable a las diferentes coyunturas".

Ambas organizaciones, que apuntan lo oportuno de incrementar la cultura y la formación emprendedora en todos los niveles educativos y financiar adecuadamente el ecosistema emprendedor y de la pyme innovadora, aseguran que la Agencia para la Transformación Digital y la Transición Ecológica de la industria debería contar para ser eficiente con un consejo empresarial y con una dirección con amplía autonomía, “desligada de ciclos electorales”. En su opinión, ello permitiría alcanzar objetivos de desarrollo sostenible concretos y medibles de cada misión, a través de macroproyectos tractores y consorcios público-privado.

FEI e IND+I proponen, en este sentido, seis misiones referidas a la economía de la salud, el sistema alimentario "justo, saludable y ambientalmente sostenible", movilidad y construcción sostenibles, sociedad creativa y emprendedora y turismo sostenible, digital y responsable.

Normas
Entra en El País para participar