El Tesoro realiza una emisión récord de deuda a 10 años por 15.000 millones de euros

La demanda ha alcanzado los 97.000 millones de euros, un nivel inédito

El Tesoro realiza una emisión récord de deuda a 10 años por 15.000 millones de euros
EFE

El Tesoro español ha realizado hoy una emisión sindicada récord de deuda a 10 años, que responde al objetivo de la institución de acelerar la captación de recursos para combatir el impacto económico de la pandemia Covi-19. Las peticiones de la colocación han alcanzado los 82.000 millones de euros, un nivel inédito que supera con creces el máximo previo de la emisión sindicada del pasado mes de enero, en 53.000 millones. Y el importe adjudicado, por 15.000 millones de euros, es también muy superior a los 10.000 millones que suelen venderse en este tipo de colocaciones.

La prima que ofrece el Tesoro ha servido de fuerte estímulo para los inversores. Ha quedado en los 17 puntos básicos sobre el bono a diez años, que hoy cotiza en el mercado secundario por encima  del 1%. El organismo pagará un 1,306%. Y ante la avalancha de peticiones, se ha reducido desde el entorno inicial de  20 puntos básicos, según apunta Bloomberg. Barclays, BNPP, Citi, HSBC, JP Morgan y Santander han sido los bancos colocadores de esta emisión sindicada en la que, a diferencia de las subastas ordinarias, son estas entidades las que intermedian directamente con los inversores.

La demanda ha estado repartida entre 560 cuentas inversoras, muy diversificadas tanto desde el punto de vista geográfico como por tipología de inversor, y la participación de inversores no residentes superó el 79% del total de la emisión

La arrolladora demanda por la deuda española está en línea con la registrada ayer en la colocación realizada por el Tesoro italiano, que tuvo una demanda nunca vista de más de 110.000 millones de euros en una emisión sindicada en dos tramos, a 10 y 30 años, en la que adjudicó 16.000 millones.

Los inversores están aprovechando para obtener deuda a mayor rentabilidad, en un momento en que han vuelto a tensionarse con fuerza las primas de riesgo española e italiana, hasta los niveles previos que provocaron hace unas semanas la intervención contundente del BCE con un programa de compras por 750.000 millones de euros. La prima de riesgo de España está en los 154 puntos básicos y la italiana llegó a cotizar hoy por enicma de los 260 puntos básicos, en espera de la cumbre de líderes de la UE que se celebra mañana y en la que se debatirá la respuesta del grupo ante la crisis. Italia además se somete este viernes a la revisión de su rating soberano por parte de S&P y una rebaja dejaría al país a solo un escalón de perder el grado de inversión, ante lo que el BCE va a debatir la posibilidad de aceptar deuda high yield como colateral, en lo que sería una decisión sin precedentes.

El aumento de las primas de riesgo es un nuevo elemento de presión sobre el BCE, que ya ha consumido en apenas tres semanas el 10% del programa especial de compras de deuda anunciado el 18 de marzo. Los niveles a los que cotiza la deuda española e italiana, si bien se han elevado en la antesala de la cumbre europea, son inferiores a los de aquella fecha. El bono italiano a diez años, hoy en el 2,07%, se disparó a mediados de marzo al 2,65% y el español, que hoy cotiza al 1,13%, trepó entonces al 1,295%.

El Tesoro acelera las emisiones

El Tesoro español afronta unas necesidades de emisión de deuda que van a superar con creces lo previsto en el inicio de año y que podrían suponer la emisión neta este año de alrededor de 100.000 millones de euros, con estimaciones de déficit público que rondan el 10%.

Con la emisión sindicada de hoy, el Tesoro reacciona a la ausencia de nuevas subastas de deuda a medio y largo plazo según lo previsto en el calendario, ya que la próxima puja no llegará hasta el 7 de mayo. Se trata de la segunda colocación sindicada desde que estalló la crisis por el Covid-19, después de una extraordinaria en marzo en la que captó 10.000 millones a 7 años.

Desde que la pandemia del coronavirus impuso la parálisis económica y comenzaron a dispararse las necesidades de gasto de público, en paralelo a un descenso de los ingresos tributarios, el Tesoro ha ido ampliando en cada subasta ordinaria el volumen adjudicado. Las últimas subastas de deuda a medio y largo plazo han sido las más voluminosas desde enero de 2012, en plena crisis de deuda soberana en la zona euro.

El esfuerzo de captación que está realizando el Tesoro responde también a los vencimientos de deuda que se registran este mes de abril.  Coincidiendo con el pico de la pandemia, en abril vence deuda soberana española por 23.400 millones de euros, a los que se sumarán otros 19.100 millones en julio y otros 18.400 en noviembre.

Normas
Entra en El País para participar