Bebidas

Heineken hunde un 25% sus ventas en España en marzo y alerta: lo peor está por venir

Avisa de un impacto significativo de la crisis del Covid-19 en sus resultados durante el segundo trimestre

Heineken hunde un 25% sus ventas en España en marzo y alerta: lo peor está por venir
REUTERS

El grupo Heineken sufrió una caída en el volumen de cerveza vendida durante el primer trimestre del ejercicio del 2%, aunque los efectos de la crisis del coronavirus golpearon con envergadura durante el mes de marzo. Durante el mismo, el grupo de origen holandés sufrió pérdidas de dobles dígitos en todos sus mercados.

En Europa este retroceso llegó a superar el 15%, aunque en el caso español el hundimiento de las ventas fue aún más profundo, del 25%, debido a la pérdida del canal hostelería a partir de que se decretara el estado de alarma el 14 de marzo. "En España, el volumen de cerveza retrocedió a dígito simple en el trimestre. En marzo, el volumen total cayó en torno a una cuarta parte, con el volumen consumido fuera de casa cayendo cerca de un 50% y el doméstico creciendo a dígito bajo", explica el informe trimestral publicado hoy.

La caída fue aún mayor en Italia, donde el cierre de bares y restaurantes fue generalizado durante casi todo el mes de marzo. De ahí que el reetroceso de ventas en este mercado alcanzara el 33%, llegando al 75% en el consumo fuera del hogar.

En total, Heineken tuvo un volumen de ventas de 51,6 millones de hectolitros, una caída del 2%. La mayor caída en ese periodo fue en Asia, donde el impacto del Covid-19 fue más temprano, retrocediendo un 7%.

Sin embargo, la cervecera alerta de que lo peor está por venir. "El impacto inicial de la crisis de Covid-19 es visible en los datos del volumen de este trimestre y se espera que empeore en el segundo trimestre de 2020. La segunda mitad del año también se verá afectada, aunque se levanten las restricciones, ya que es probable que el impacto en la economía permanezca. Nuestros resultados en 2020 se verán afectados por menores volúmenes y otros efectos", dice la empresa. Entre esos efectos, incluye un "riesgo significativo por los impactos negativos en las transacciones y las conversiones debido a la devaluación de las monedas en los mercados emergentes frente al euro y al dólar", y al riesgo de un cese en los negocios "de los pequeños proveedores, pérdidas de valor y la no ejecución de contratos de cobertura".

Pese a todo ello, Heineken dice estar "preparada para cumplir con sus compromisos financieros", incluido el vencimiento de 1.000 millones en bonos el 4 de agosto y el pago de dividendo comprometido para mayo. Sin embargo no abonará dividendo en agosto, a la publicación de los resultados semestrales, como era habitual.

Normas
Entra en El País para participar