Sindicatos y patronal ultiman un acuerdo sobre renovación de ERTE para esta semana

Los agentes sociales negocian unas condiciones comunes para presentar al Gobierno y que este los incorpore a la legislación

Terraza de un bar cerrado.
Terraza de un bar cerrado.

Los sindicatos y la patronal están negociando un nuevo acuerdo sobre las condiciones de renovación de los Expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) más allá del estado de alarma, similar al que ya pactaron para la aplicación de los ajustes actuales que ya afectan a más de cuatro millones de personas, según han informado hoy los líderes de CC OO, Unai Sordo y de UGT, Pepe Álvarez.

La intención de los agentes sociales es tener listo este acuerdo esta misma semana, ya que "el tiempo se nos acaba porque el Gobierno quiere legislar", ha explicado Álvarez durante una rueda de prensa telemática con motivo de la presentación de los actos del Primero de Mayo, que este año serán virtuales. "Para nosotros es muy importante que dispongamos de un acuerdo con la patronal que nos permita ir de manera conjunta a negociar con el Gobierno", ha añadido el secretario general de UGT

Ninguno de los dos responsables sindicales ha querido explicar los términos de esta negociación "porque explicar muy en el detalle entorpece", ha señalado Sordo. Aunque ha resumido que sí existe  "una base común para el acuerdo" que consiste en que los ERTE sigan ejerciendo un papel fundamental para salvar millones de empleos y sí precisó que "hay que trabajar con los dos tipos de ERTE, de fuerza mayor y los que tienen causas productivas".

Asimismo, Sordo ha precisado que "como iremos hacia una recuperación paulatinta de la actividad habrá que combinar ERTE suspensión de empleo con otros de reducción de jornada que permitan recuperar las plantillas en función del ritmo de recuperación de la actividad" y para ello "tendremos que dotarnos de criterios para hacer esa transición".

Dicho esto, el máximo responsable de CC OO hizo hincapié en que el diseño y ritmo de la denominada desescalada no debe partir de una propuesta de sindicatos y empresarios, porque su origen no es económico sino sanitario. "La propuesta de desescalada tiene que seguir guiándose por los criterios de precaución sanitaria y para evitar un rebot de la pandemia, y en previsión de eso somos conscientes de que la desescalada será extendida en el tiempo, parcial, con distintos sectores económicos y quizás con distinta fases territoriales", ha señalado Sordo

Ante esto, el papel de los agentes social será ir adecuando los ERTE y otras herramientas laborales para acompañar ese proceso paulatino de recuperación de la actividad, pero éste siempre dependerá de variables sanitarias de las que ahora no disponen, han explicado los líderes sindicales. "Hay que adaptar las herramientas laborales para evitar despidos"han reiterado.

Sordo y Álvarez han insistido en no esperar a que se ponga en marcha el ingreso mínimo vital que prepara el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, para aprobar una ayuda directa para las familias más vulnerables que, según han dicho, "el Gobierno ya tiene identificadas". Es más, el secretario general de CC OO ha hecho hincapié en que, "aún compartiendo la necesidad de esta ayuda, hay que diseñarla bien y no se puede convertir en un complemento salarial, por que eso puede incentivar que se perpetuen los bajos salarios, porque parte lo paga el Estado".

Normas
Entra en El País para participar