El Covid-19 destruiría 60.000 empleos directos en la ciudad de Madrid en 2020

En abril podrían verse afectados de forma directa unos 255.000 trabajadores, según el Colegio de Economistas

El Oso y el Madrono en una desierta Puerta del Sol de Madrid.
El Oso y el Madrono en una desierta Puerta del Sol de Madrid. Reuters

La pandemia del Covid-19 puede destruir de forma directa unos 60.500 empleos a tiempo completo en la ciudad de Madrid durante 2020, pero llegará a superar los 83.000 puestos de trabajo si el confinamiento se prolonga de dos a tres meses, según el informe elaborado por el Ayuntamiento de Madrid con el Colegio de Economistas y Ceprede (Centro de Predicción Económica) sobre el impacto del coronavirus en la capital, que presentó este lunes la vicealcaldesa, Begoña Villacís.

La propia Villacís consideró estas cifras como "catastróficos" y apuntó que el sector servicios, con el comercio y la hostelería, serán los negocios más afectados. Dicho informe apunta que la concentración temporal de estos impactos supondría que, durante el mes de abril, el periodo más intenso de estas medidas, podrían verse afectados de forma directa unos 255.000 trabajadores.

En términos relativos, este efecto directo oscilaría entre el 3% y el 4% del empleo municipal medio anual; aunque en los meses de mayor intensidad (abril y mayo) se elevaría por encima del 12%, siendo provocado, mayoritariamente, por el efecto del confinamiento.

El documento señala que alrededor del 19% de estos empleos perdidos se localizarían en pymes de menos de 10 trabajadores, mientras que algo más del 21% provendrían de pequeñas empresas de 10 a 49 empleados, siendo estos dos colectivos los que en mayor medida se verían afectados por las medidas de confinamiento, con efectos que podrían suponer hasta el 6% de su empleo anual total.

Por ramas de actividad, las diferencias de estos impactos directos son muy significativas, recorriendo un rango desde un impacto prácticamente nulo en las actividades del sector primario, hasta los más de 28.000 empleos que se podrían perder en la hostelería, o los 10.000 del comercio minorista.

En el colectivo de autónomos, tras la hostelería, serían los servicios personales, el comercio minorista y los empleados de hogar, las actividades que en mayor medida contribuirían a la contracción del empleo en este agregado.

Entre las pymes de menos de 10 empleados, se reproduce un esquema similar, aunque las diferencias entre la hostelería y el resto de actividades son mucho más pronunciadas, y donde la construcción y los servicios de educación, ocupan posiciones relevantes en el ranking.

Normas
Entra en El País para participar