Sánchez adelanta 6.100 millones y no recortará fondos de 2020 por el virus

Las comunidades gozarán de una sobrefinanciación de 7.900 millones este año

Pedro Sánchez y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante la conferencia con los presidentes autonómicos de este domingo.
Pedro Sánchez y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante la conferencia con los presidentes autonómicos de este domingo. GTRES

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, prometió ayer 14.000 millones de liquidez a los presidentes autonómicos, varios de los cuales consideran que ya estaban previstos en el sistema de financiación, aunque se adelanten en el tiempo.

Esta semana, anunció el presidente, el Ejecutivo transferirá a las comunidades la mitad de los 2.800 millones de euros en entregas a cuenta que faltan por transferir, como prometió en marzo. Las entregas a cuenta, en condiciones normales, se realizan tras la presentación del anteproyecto de Presupuestos (que el Gobierno ya ha descartado para este año).

También les informó de que está tramitando un anticipo de hasta 5.500 millones, como adelanto del 50% de la liquidación de 2018 del sistema de financiación autonómica, que normalmente se entrega en julio.

Y les prometió que no recortará la financiación a pesar de la caída de recaudación tributaria fruto del Covid-19. De este modo, se mantendrá la mejora de la financiación a cuenta de 2020 en los 7.900 millones previstos (donde se incluyen los 2.800 millones de las entregas a cuenta ya citadas). Además, Sánchez anunció que transferirá a las comunidades 625 millones extra: 300 para el ámbito sanitario, 300 para el ámbito social y 25 para comedores escolares.

El presidente del Gobierno respondió de esta manera al requerimiento de medidas de liquidez que de manera repetida le planteaban muchos de los presidentes autonómicos, con los que se reunió ayer de manera telemática. Incluyendo todos los conceptos del sistema de financiación, los Gobiernos autonómicos contarán con 115.887,2 millones de euros este año, frente a los 107.980 millones de euros de 2019.

No obstante, varios de los presidentes autonómicos lamentaron tras la reunión que las medidas anunciadas no suponen ingresos extra respecto a lo previsto. El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, no ve “nada nuevo” en lo anunciado por el Ejecutivo, al tiempo que volvía a reprochar la “confiscación” de partidas como las políticas activas de empleo, que en el caso gallego ascienden a unos 100 millones. “El único presupuesto nuevo” anunciado por Sánchez, señaló, es la partida de 625 millones, de los que a Galicia le corresponden unos 37 millones. En similares términos se expresó la Comunidad de Madrid.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, se quejó de que esta inyección no es “extra” y pidió que haya una “liquidez extraordinaria” para la crisis del Covid-19. El PNV, por su parte, preguntará este martes al Gobierno por el plazo y cómo piensa acordar la flexibilización de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria para que las Administraciones públicas puedan utilizar sus fondos para hacer frente a las consecuencias del virus, en el marco de la suspensión del pacto de estabilidad y crecimiento de la Unión Europea.

En paralelo, la Comisión General de las comunidades autónomas se celebrará finalmente el día 30 de este mes, después de que el PNV se sumara a la petición de los presidentes del Partido Popular.

Fiabilidad de los datos

Por otra parte, el presidente del Gobierno ha abordado la notificación de los datos de los casos de Covid-19 por parte de las comunidades porque es "muy importante" y necesario "tener mucho más refinados esos datos" para abordar la desescalada.

Este proceso, ha dicho, supondrá un reto de "enorme magnitud" porque "va a poner en tensión y también a prueba la arquitectura institucional" del país.

En esta línea, señaló que el "desafío de la desescalada" debe abordarse desde una "extraordinaria humildad" alertando de que habrá políticas que funcionen y otras que no, lo que llevará a "revisarlas".

Así, pidió un "compromiso político por parte de todos" para cumplir la orden de Sanidad de hace unos días. Requirió además la "máxima" colaboración entre administraciones para homogeneizar los criterios y la forma "más rápida y eficaz posible" en la notificación de los datos.

El presidente dejó claro que el Ministerio de Sanidad es el "encargado de dirigir la desescalada", justo antes de que Quim Torra, expusiera en su intervención -según fuentes consultadas- que la Generalitat de Cataluña ya trabaja en un plan propio.

Para esa fase, el presidente Sánchez les trasladó a los dirigentes autonómicos que será decisivo "ir abordando cómo será el manejo de los casos de coronavirus en atención primaria".

De ahí, señaló la necesidad de "reforzar" el diagnóstico, el seguimiento, y la vigilancia de todos los casos, también de los leves, y marcó esta cuestión como otro de los compromisos políticos que deben cerrarse en esta videoconferencia.

Normas
Entra en El País para participar