ERTE hasta final de año para el personal fijo de la planta de PSA en Vigo

La dirección logra un acuerdo con el Sindicato Independiente de Trabajadores (SIT) y UGT, rechazado por CC OO

Fábrica de PSA-Citroen de Vigo.
Fábrica de PSA-Citroen de Vigo. EFE

La dirección de la planta PSA Peugeot Citroën de Vigo ha logrado un acuerdo con el Sindicato Independiente de Trabajadores (SIT) y UGT para la aplicación del expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) ordinario, por razones organizativas y de producción, que permanecerá en vigor para 4.634 operarios fijos hasta final de año.

Según el documento, se trata de la continuación al ERTE por fuerza mayor que todavía está vigente desde el cese de la actividad a mediados de marzo, derivado de la crisis sanitaria por el coronavirus.

El acuerdo, que parte de la oferta final remitida por la empresa a los sindicatos este viernes, concreta la aplicación del expediente en dos fases que sumarán 90 días. La primera parte permitirá reactivar la producción hasta las vacaciones de verano, mientras que la segunda ajustará el nivel de producción hasta final de año.

Además, PSA abonará la totalidad del salario a sus empleados en sus vacaciones durante la aplicación del ERTE, así como la parte proporcional de las pagas extraordinarias. La empresa también confirma que abonará el salario, el complemento individual y las pagas extra hasta un 80%, mientras que en vacaciones será el 100%.

Asimismo, el acuerdo recoge que los empleados fijos con contratos parciales se puedan acoger al expediente durante la primera fase, que inicialmente estaba planteada solo para los indefinidos a jornada completa. Mientras, la segunda parte solo afectará al personal fijo con contratos a jornada completa. Del mismo modo, todos los trabajadores indefinidos podrán entrar en el expediente o utilizar su bolsa de horas.

Tiempo parcial y eventuales

La dirección de la planta viguesa compromete también un salario mínimo correspondiente a 80 horas mensuales para los empleados indefinidos a tiempo parcial, que se deberán recuperar si no se trabajan, durante la segunda parte del expediente. Para los eventuales, se garantiza un sueldo de 80 horas en ambas fases y su priorización a la hora de cubrir ausencias.

Del mismo modo, se establece que no será obligatorio que las personas mayores de 55 años se acojan a este ERTE al entender que puede afectar a la cotización para su jubilación. Empresa y los sindicatos firmantes también acuerdan que los empleados puedan integrarse en el expediente por motivos de conciliación.

El ERTE ordinario traerá consigo un "protocolo de prevención reforzado" frente al COVID-19 con medidas higiénicas, de barreras físicas, de ordenación de flujos y organizativas, para "evitar concentración de personas y, por tanto, riesgos de contagios".

Desacuerdo de CC OO, CIG y CUT

A pesar de que el acuerdo cuenta con la firma de SIT y UGT, los sindicatos CIG, CC.OO. y CUT, también con representación, aunque en minoría, se han mostrado disconformes con el documento.

A través de un comunicado, CC OO explica que no suscribe el ERTE "bajo las premisas de no dejar a ningún trabajador abandonado en esta crisis", ya que apostaba por continuar con el expediente motivado por el COVID-19.

Sin embargo, la organización considera que las razones esgrimidas por la empresa para el nuevo ERTE "son únicamente económicas", por lo que "no las puede aceptar": "Todos perdemos, los trabajadores los que más, y esta empresa, ya no decimos que quiera ganar, pero sí nos dejó claro que no está dispuesta a perder ni un solo euro en la protección económica de sus trabajadores".

Por su parte, CIG tacha de "atraco selectivo" el acuerdo y se pregunta "dónde quedó ese compromiso compartido de no dejar a nadie desprotegido".

"Una vez más encontramos una dirección incapaz de anteponer a su plantilla y a los retos que supone la lucha contra la amenaza del Covid-19 frente a su avaricia por precarizar las condiciones laborales", denuncia la central nacionalista.

Normas
Entra en El País para participar