Covid-19

El Banco de Inglaterra prestará dinero al Gobierno en caso de necesidad

El PIB cayó un 0,1% en febrero, antes de la eclosión del coronavirus

El ministro británico de Finanzas, Rishi Sunak.
El ministro británico de Finanzas, Rishi Sunak. AFP

El Banco de Inglaterra está listo para prestar dinero al Gobierno si éste no recauda suficientes fondos en los mercados para luchar contra la propagación de Covid-19. La medida ya se adoptó durante la crisis de deuda 2008, y supone una vuelta de tuerca en el apoyo a las finanzas públicas, amenaada. El gobierno de Boris Johnson ha hecho un despliegue histórico de gasto público y prometido recortes de impuestos para proteger a empresas y trabajadores de la mayor contracción económica en más de un siglo.

El Ejecutivo financiará estos gastos mediante el acceso a los mercados financieros, y pese a que las subastas de deuda están teniendo buena acogida, la autoridad monetaria podrá prestar dinero directamente a las arcas públicas en caso de que los inversores cieren el grifo. "Como medida temporal, esto proporcionará una fuente de liquidez a corto plazo al gobierno para suavizar sus flujos de efectivo y apoyar el funcionamiento ordenado de los mercados", aseguraron en un comunicado conjunto el Banco de Ingalterra y el ministerio de Finanzas. Los fondos deberán ser devueltos a finales de año.

Anteriormente, el gobernador Andrew Bailey había rechazado la llamada "financiación monetaria" o cobertura del déficit público con cargo al banco central, defendiendo que las compras de bonos en el mercado son una vía suficiente. En 2008 el Banco de Inglaterra llegó a prestar 20.000 millones de libras a la Hacienda pública.

"El gobierno seguirá utilizando los mercados como principal fuente de financiación, y su respuesta al virus estará financiada mediante préstamos adicionales, a través de las operaciones normales de gestión de la deuda", apuntaron ambas instituciones en la declaración conjunta. La Oficina de Gestión de la Deuda del gobierno debe publicar una actualización de los planes de emisión de deuda. Algunos economistas prevén que el déficit de este año financiero podría superar el 10% del PIB, el mayor desde la Segunda Guerra Mundial.

La noticia llega después de conocerse que laeconomía británica cayó el 0,1% en febrero frente al crecimiento del 0,1% el mes anterior, en parte por la caída del sector de la construcción. Los analistas esperaban un leve crecimiento. Esta contracción del PIB se produjo, de hecho, antes de la propagación del coronavirus y a las consiguientes medidas de restricción de la actividad y de los movimientos.

Normas
Entra en El País para participar