Rueda de prensa

Sánchez pide infraestructuras a las autonomías para aislar a los asintomáticos

El ministro de Sanidad asegura que "las medidas de confinamiento están funcionando"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c), acompañado por (i-d) el ministro del Interior Fernando Grande Marlaska, el ministro de Sanidad Salvador Illa, la ministra de Defensa Margarita Robles, y el ministro de Transportes José Luis Ábalos.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c), acompañado por (i-d) el ministro del Interior Fernando Grande Marlaska, el ministro de Sanidad Salvador Illa, la ministra de Defensa Margarita Robles, y el ministro de Transportes José Luis Ábalos. EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pedido hoy a los presidentes autonómicos para antes del 10 de abril una lista de infraestructuras, tanto públicas como privadas, en las que acoger a los positivos por coronavirus que sean asintomáticos, que son los que más pueden seguir propagando el virus. En su reunión este domingo con las comunidades autónomas, la cuarta desde que se decretó el estado de alarma y que ha durado tres horas y media, Sánchez también ha prometido a los terridorios que recibirán un millón de test rápidos para la detección de COVID-19.

Así lo ha explicado en rueda de prensa el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que ha aclarado que la idea es que las comunidades reciban tests de cribado rápido para realizar test "masivos" que complementen a los test PCR, que siguen siendo los de referencia. En cuanto al listado de infraestructuras solicitado a los territorios, Illa ha señalado que el Gobierno trabaja en las distintas "opciones abiertas" que permitan continuar con la estrategia de desescalada de la curva de la pandemia. En este sentido, ha detallado que el Gobierno va a actuar siempre con la "máxima prudencia", basándose en la evidencia científica de los expertos para tomar las medidas más aconsejables, con la "máxima anticipación dentro de los recursos disponibles" y "respetando el derecho a las libertades y derechos".

En respuesta a las preguntas de los periodistas, y sobre las cuestiones jurídicas de la medida, pues todavía se desconoce si este aislamiento sreía impuesto por el Estado o de 'motu proprio' por los contagiados asintomáticos, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado que se va a garantizar un "exquisito respeto de los derechos y libertades de los ciudadanos", así como al marco constitucional.

"Las medidas de confinamiento están funcionando"

Illa ha defendido que España se encuentra ya en una fase de "estabilización" y "ralentización" de la epidemia de coronavirus, y ha resaltado que "las medidas de confinamiento", como la reciente imposición de cierre de las actividades no esenciales, "están funcionando" para doblegar la curva del coronavirus. "Hace solo tres semanas el aumento diario de casos era del 22%, el lunes del 12% y hoy del 5%", ha celebrado. Illa ha señalado que a España están llegando 1.500 respiradores procedentes de Turquía y otros 2.070 procedentes de donaciones. Illa ha asegurado que España está realizando entre 15.000 y 20.000 test diarios.

"Los datos nos llevan a afirmar de una forma clara que las medidas de confinamiento están funcionando y también las del pasado fin de semana, destinadas a descargar la presión de las UCI, cosa que también estamos viendo cuando analizamos los datos de esta semana", ha afirmado Illa, quien ha agradecido el "cumplimiento ejemplar" de las restrictivas limitaciones por parte de los ciudadanos y a los sanitarios por su trabajo en primera línea contra el virus.

En relación con la posibilidad de que se recomiende u obligue a los ciudadanos a usar mascarilla cuando salgan a la calle para evitar la propagación del coronavirus, Illa ha afirmado que el Gobierno "no exigirá nada que no se pueda cumplir". Ha comentado que el Gobierno sigue estudiando la posibilidad de implementar la utilización de material de protección por parte de los ciudadanos, pero ha puntualizado que aún no se ha tomado un decisión en firme. Con todo, ha insistido en que no se exigirá el uso de mascarillas si todos los ciudadanos no tienen acceso a ellas.

Por su parte, la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha realizado un agradecimiento generalizado por el esfuerzo y la lucha contra el coronavirus a la ciudadanía, a los trabajadores sanitarios, de la alimentación, del transporte y del resto de las actividades esenciales. Además, ha destacado el "gran papel" de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el Covid-19, como lo evidencia el hecho de que un total de 57.000 militares han actuado en casi 8.000 ámbitos distintos desde la aplicación del estado de alarma con motivo de la pandemia del coronavirus.

Robles ha resaltado que hoy han recibido unos datos "alentadores", con la menor cifra de nuevos fallecidos en una semana, y ha defendido que el estado de alarma es un "mecanismo plenamente constitucional". Ha avanzado que, una vez que los parámetros sanitarios lo permitan, comenzará un periodo de transición que exigirá el "esfuerzo y la responsabilidad de todos" para abordar el "relanzamiento económico de España".

Por ello, explicó que las comunidades autónomas coincidieron con el Gobierno en la reunión de hoy en que "España tiene que salir adelante" mediante una reedición de los Pactos de la Moncloa o el mecanismo que se elija para hacerlo posible, lo que, a su juicio, representa un "balance esperanzador" de este encuentro.

Ha agradecido a las empresas que hayan reconvertido su producción para fabricar material sanitario y adelantó que los ministros de Defensa de otros países se han interesado por la labor de los militares en esta crisis de salud pública. Por último, dejó claro que los 120.000 miembros de las Fuerzas Armadas se encuentran "con absoluta dedicación para lo que haga falta".

Grande-Marlaska ha recordado que se cumplen 21 días desde que se acordó la restricción de movimientos. Esto ha conllevado "cambios de vida importantes y sacrificios ineludibles". Pero sostiene que este sacrificio ya tiene resultados, como menos contagios y  menos fallecidos, y avisa que esta Semana Santa la Guardia Civil va a estar en la carretera para garantizar que no va a haber más que la circulación necesaria, como la de los transportes, para garantizar el abastecimiento.

Por último, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha avisado de una mayor intervención de la economía como consecuencia del impacto causado por la crisis sanitaria del coronavirus y la paralización de actividades. "No hay lugar para las ortodoxias ideológicas, esta crisis precisará que los gobiernos asuman un papel más activo en la economía", indicó Ábalo, que declaró que "el coste" de la crisis y el parón económico tendrá que repartirse entre todos, incluso "entre generaciones".

Ha abogado por forjar una reedición de los Pactos de la Moncloa de finales de los 70 que busquen relanzar la economía española después de la crisis del coronavirus, pero en "clave" de defensa de la democracia, por lo que quedarán "al margen" quienes no la quieren.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se mostró ayer a favor de la reedición de estos pactos que aglutinaron a las fuerzas democráticas que entonces se abrían paso en España, coincidentes en la apuesta por favorecer la transición desde la dictadura franquista. Ciudadanos (Cs) ha reclamado también unos acuerdos de ese calado.

Illa, Roble, Grande-Marlaska y Ábalos han acompañado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la reunión este domingo por videoconferencia con los presidentes de las comunidades autónomas.

Normas
Entra en El País para participar