Bebidas

Coca-Cola EP da marcha atrás a su ERTE en España y mantendrá el empleo

La propuesta inicial era la suspensión de 731 contratos

Coca-Cola EP da marcha atrás a su ERTE en España y mantendrá el empleo

Coca-Cola European Partners (CCEP), la mayor embotelladora de la marca estadounidense a nivel global, ha decidido anular el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que planteaba para España y mantendrá todos los puestos de trabajo pese a la caída de la actividad.

Así lo han avanzado este jueves fuentes de la compañía a Efe, cuya propuesta inicial -presentada ayer a los representantes de los trabajadores- afectaba a unos 731 empleados, según revelaron portavoces sindicales. La empresa, sin embargo, ha comunicado hoy a su plantilla que opta por no aplicar un ERTE mientras dure la crisis generada por la propagación del coronavirus, por lo que retira su propuesta de ERTE original y suspende la mesa de negociación abierta con los sindicatos.

La firma anunció este expediente el pasado viernes 27, y lo justificó por razones productivas derivadas del cierre de los bares y restaurantes físicos, un canal de ventas clave para Coca-Cola. Según fuentes sindicales, iba a afectar a cerca de medio centenar de trabajadores del área de comercial, a todos los trabajadores de la planta de Málaga -centrada precisamente en el canal hostelería- y a una parte de la plantilla de otras dos fábricas.

"En CCEP somos conscientes del esfuerzo de los trabajadores en esta situación extraordinaria y pese a que la actividad se ha visto condicionada por la caída de la demanda como consecuencia del cierre del canal horeca, no vamos a suspender empleo y mantendremos todos los puestos", han informado hoy desde la embotelladora.

Estas mismas fuentes han apuntado, asimismo, que la firma ya comunicó internamente que otorgará una prima de 500 euros a los empleados que tienen que acudir físicamente a su puesto de trabajo.

CCEP -nacida en 2016 tras la fusión de tres embotelladoras europeas, entre ellas la ibérica- ya reveló la semana pasada en un informe a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que había comenzado a percibir las consecuencias del coronavirus en sus ventas al canal de hostelería, por lo que ha recortado su inversión en áreas como el marketing o promociones.

De hecho, CCEP cuenta con una parte de su producción centrada únicamente en el canal hostelería, como las botellas de vidrio o las bolsas destinadas a surtir las máquinas de refrescos de las cadenas de restauración organizada ("bag in box").

La embotelladora cerró 2019 con 1.090 millones de euros de beneficio neto (+20 %) y una facturación de 12.017 millones (+4,5 %); el mercado ibérico (España y Portugal) lideró el capítulo de ingresos con 2.784 millones.

Además, la firma empleaba a cierre de ejercicio a casi 17.500 personas en los diferentes mercados europeos donde opera.

Normas
Entra en El País para participar