Covid-19

Las constructoras medianas urgen al Gobierno el adelanto de pagos en contratos paralizados por el virus

Anci reclama a la banca una moratoria de dos años en los préstamos a la obra privada

Jaime Lamo de Espinosa, presidente del colectivo de constructoras Anci.
Jaime Lamo de Espinosa, presidente del colectivo de constructoras Anci.

La patronal que reúne a las constructoras medianas de obra civil, Anci, ha lanzado esta mañana un llamamiento al Gobierno para que se evite el estrangulamiento del sector constructor por el impacto del coronavirus. Anci, que habla del riesgo de una avalancha de concursos de acreedores, recuerda que prácticamente ha cesado toda la actividad, en principio hasta el 9 de abril, en virtud del Real Decreto-Ley 10/2020. Entre sus peticiones figura la mayor agilidad posible en la certificación y liquidación de las obras a mes de marzo, y el anticipo de lo presupuestado para el año.

“Consideramos imprescindible establecer una serie de medidas de carácter urgente para hacer frente al impacto económico de esta crisis en el sector construcción, no sólo por la supervivencia del sector, sino también por su importante contribución al PIB y al empleo. Debemos tratar, entre todos, de que no decaiga”, se argumenta en un comunicado.

El colectivo que preside Jaime Lamo de Espinosa demanda que la ayuda alcance a todo el sector, independientemente del tamaño de la empresa y de que sean contratistas principales, subcontratistas o auxiliares. Se trata de poder reactivar las tareas en cuanto se levanten las actuales restricciones, y la clave pasa por mantener los flujos de caja. Para ello, señala Anci, las líneas de avales y reequilibrios de contratos concesionales “son insuficientes”.

El listado de propuestas se divide entre las que no exigen un incremento del gasto del Estado y las que sí precisan un esfuerzo adicional entre 600 y 1.000 millones

El listado de propuestas se divide entre las que no exigen un incremento del gasto del Estado y las que sí precisan ese esfuerzo adicional cifrado entre 600 y 1.000 millones de euros entre el conjunto de las Administraciones. En el primer grupo se tiene en cuenta que las obras en marcha y muchas de las concesiones tienen a 1 de enero sus anualidades consignadas. En ese marco “se solicita hacer uso de todo ese presupuesto con carácter de urgencia”. Esto es “certificar y abonar de forma sumamente ágil y con la menor burocracia, el mes de marzo en las obras”. Más allá, se pide la posibilidad de anticipos con cargo al presupuesto del año, lo que implicaría el pago por adelantado de trabajos por ejecutar.

Respecto a las concesiones Anci propone que se reconozca el abono en base a un mes “normal” de un año “normal”, por ejemplo 2019, para mantener los mismos flujos y que las empresas puedan atender sus deudas.

Reclamación a los acreedores financieros

Ya en la obra privada, la petición va dirigida al sector bancario: la prórroga de los vencimientos y obligaciones de pago “al menos dos años”. Se trata de garantizar margen hasta que recupere la demanda.

En las obras del sector inmobiliario, en las que intervenga un banco vía crédito promotor, se reclama a la entidad que garantice “la cadena de pagos al constructor y al promotor usando la línea de avales del Estado”. Anci dice ser consciente de que el propio promotor tendrá más dificultades para vender su producto ante la crisis económica motivada por el Covid-19.

“Si los bancos no colaboran con esta realidad volverán a quedarse con muchos proyectos, situación claramente indeseable para todas las partes”, anticipa Anci.

En lo que toca a medidas que exigen el incremento del gasto público, resulta fundamental “el reconocimiento de la existencia de fuerza mayor, lo que es indudable de conformidad con lo indicado por la FIEC a la Unión Europea”. Entre la batería de propuestas destaca la de regular mediante un expediente de daños los gastos sobrevenidos por la situación generada por la suspensión de la actividad, valorándose obra por obra.

Normas
Entra en El País para participar