Alimentación

Deoleo prepara la ampliación de capital tras firmar su rescate

La aceitera ha homologado su reestructuración ante el juez; el grupo lanzará la recapitalización en semanas

Envases de aceite Carbonell.
Envases de aceite Carbonell.

En medio del Apocalipsis, llegan buenas noticia de Deoleo. Ya ha homologado ante el juez la reestructuración acordada con sus acreedores y ahora acelera para lanzar sus ampliación de capital por un máximo de 50 millones de euros. Su capitalización actual es de 40 millones, frente a los 2.000 que llegó a valer en 2007. En todo caso, todas las acciones en circulación  de la empresa se amortizarán para compensar las pérdidas acumuladas, dentro del plan de reestructuración.

La aceitera se dispone a pedir a sus socios 50 millones de euros, con los que se recapitalizará. Pese a la convulsa situación de los mercados, confían en cerrar la operación antes del 30 de junio. Los hedge funds Barings, Avenue Capital, Angelo Gordon, Alchemy y Cheyne Capital han convertido en capital 283 millones de euros de deuda para quedarse con el 49% de la sociedad.

DEÓLEO 0,26 -1,52%

Los accionistas, entre ellos CVC, tendrán el 51% restante a través de una ampliación por un máximo de 50 millones de euros, en la que el gigante del capital riesgo británico asegurará 40 millones. La operación, en la práctica, incluye una quita de más de 230 millones.

Deoleo cerró el año 2019 con unas pérdidas de 10,6 millones de euros, lo que supone una reducción del 96,4% con respecto a los 'números rojos' de 291 millones de euros del ejercicio anterior, informó la compañía.

La compañía propietaria de marcas de aceite como Koipe y Carbonell destacó que este recorte en sus números rojos fue fruto, principalmente, de la ausencia de deterioros frente a 2018, cuando el resultado de la compañía se vio impactado por un deterioro contable de 238 millones de euros netos.

El resultado bruto de explotación (ebitda) del grupo se situó en los 27,7 millones de euros, con un incremento del 79,5% frente al año anterior, impulsado por la mejora de los volúmenes de venta, que crecieron un 3% a lo largo del año, y a la buena gestión comercial.

La compañía aceitera espera que su plan dé un fruto de 55 millones de euros de ebitda en cinco años. Las acciones actuales de la compañía, que capitaliza apenas 25 millones, frente a los 2.000 que llegó a valer en 2007, se destruirán. Ayer cerraron a 0,0182 euros, pero su destino final es la eliminación, puesto que todo el capital se amortizará a 0 euros para compensar las pérdidas acumuladas.

Los pequeños inversores han perdido, de entrada, su inversión. Una de las formas que tienen de participar en la eventual recuperación de la empresa es acudir a la ampliación de capital, que estará cerrada antes del próximo 30 de junio por un máximo de 50 millones de euros. También podrán vender los derechos, si bien el valor de estos tenderá a cero, debido al cariz de la operación.

El plan de negocio de Deoleo es a cinco años y los nuevos inversores no tienen un perfil de permanencia a largo plazo. Son todos financieros. Cierto es que no hay plan de venta en este momento para Deoleo, pero todo hace pensar que estos accionistas saldrán del capital en cuanto puedan.

Los alrededor de 10.000 minoristas recibirán unos warrants, un instrumento financiero que les dará derecho a recibir un 10% de forma proporcional en caso de que se produzca una venta de la empresa por al menos 575 millones de euros (en esta valoración se incluye la capitalización y la deuda) en los próximos cinco años.

Normas
Entra en El País para participar