Impacto del coronavirus

EE UU y Alemania preparan planes de ayuda equivalentes al 10% de su PIB

El Senado estadounidense estudia un plan de estímulos por 2 billones de dólares

EE UU y Alemania preparan planes de ayuda equivalentes al 10% de su PIB
REUTERS

Los gobiernos de las principales economías del mundo se están movilizando de forma urgente para hacer frente al devastador impacto económico del coronavirus y hoy Estados Unidos y Alemania están preparando ambiciosos programas de estímulo.

El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, ha anunciado que el plan de estímulos que está negociando el Senado podría superar los 2 billones de dólares, el equivalente al 10% del PIB estadounidense. "Es un problema de semanas y meses, no años", declaró Kudlow a su entrada a las negociaciones en el Senado.

Posteriormente, y pese a que Kudlow señaló que la ahyuda sería equivalente al 10% del PIB, ha matizo la cantidad del paquete de ayudas, que oscilaría entre los 1,3 y 1,4 billones de dólares. Los dos billones resultan de incluir el programa de compras de la Fed.

La principal economía del mundo, donde los casos de coronavirus aún son muy inferiores a los que se registran en Europa y a los que ha sufrido China, origen de la pandemia, prepara por tanto una contundente respuesta económica que se suma a las medidas extraordinarias que ya ha tomado la Reserva Federal.

La Fed comenzó por bajar por sorpresa los tipos de interés en medio punto hace casi dos semanas y el pasado domingo dio un golpe de efecto al dejarlos al cero y anunciar un programa de compras por 700.000 millones de dólares.

Alemania también prepara una respuesta fiscal de similar magnitud a la de EE UU, a pesar de que la incidencia del coronavirus sea en la actualidad muy inferior a la que sufren Italia o España. El ministro alemán de finanzas Olaf Scholz ha reconocido que el Ejecutivo alemán está elaborando una ayuda presupuestaria adicional por 150.000 millones de euros. “Además, estamos preparando el terreno para que otras institucionales del país den los pasos necesarios para dar estabilidad a nuestras empresas”, ha añadido Scholz.

Así, el nuevo paquete de ayudas incluiría ese presupuesto adicional por 156.000 millones de euros, más 100.000 millones de un fondo de estabilidad económica que tomaría participaciones directas en compañías y 100.000 millones de euros en créditos a través del banco público KfW, una suerte de ICO alemán.

La suma de estas tres partidas, 356.000 millones de euros, supondrá un importante aumento de la deuda pública alemana y representan alrededor del 10% del PIB del país. Los detalles del paquete de estímulos serán discutidos a lo largo del fin de semana y podría incluir un sistema adicional de créditos con garantía pública por otros 400.000 millones de euros.

En el inicio de la crisis del coronavirus, Angela Merkel ya mostró su disposición para hacer todo lo necesario para frenar la expansión de la enfermedad y para renunciar al principio sancrosanto en las cuentas públicas alemanas del déficit cero.

Normas
Entra en El País para participar