Volvo Group suspende el dividendo extraordinario y aplica un ERTE a 20.000 personas

Volvo Cars cierra sus plantas en Suecia y Estados Unidos entre el 26 de marzo y el 14 de abril

Hakan Samuelsson, consejero delegado de Volvo, en el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra de 2017.
Hakan Samuelsson, consejero delegado de Volvo, en el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra de 2017. Reuters

Volvo Group ha retirado su propuesta de dividendo extraordinario de 7,5 coronas (0,67 euros) por acción con cargo a los resultados de 2019 con el fin de mitigar el impacto que tendrá en sus cuentas el coronavirus.

Según ha informado la compañía en un comunicado, sí se mantiene el reparto del dividendo ordinario de 5,5 coronas por título (0,49 euros). Aún se debe aceptar en la junta general de accionistas de la empresa del 8 de abril.

Además, el consorcio ha anunciado que aplicará un ERTE a toda su plantilla en Suecia, unas 20.000 personas. "Estamos cerrando toda nuestra actividad en Suecia con excepción de unas pocas funciones claves, en estas circunstancias no es posible hacer negocios ni aquí ni en otros mercados, lo mejor es adaptarse a la situación y planear el regreso", ha señalado en un comunicado el consejero delegado del grupo, Martin Lundstedt.

La firma sueca ha destacado que cuenta con una posición financiera "sólida" y con "buena liquidez", aunque ha apuntado que desde que se presentara la propuesta original de dividendo el entorno de negocio ha cambiado "significativamente".

Volvo Car Corporation ha anunciado también que detendrá la actividad productiva en sus plantas de Estados Unidos y Suecia entre el 26 de marzo y el 14 de abril. En Gante (Bélgica) deja de oeprar hasta el 5 de abril.

La marca ha explicado que el Covid-19 está afectado de forma "severa" a la compañía en diferentes formas, como son la debilidad del mercado, el riesgo de paros de producción y la preocupación de los empleados.

Además, ha informado de que el personal de oficinas trabajará desde sus casas hasta el 26 de marzo, aunque con jornada reducida. "Estas acciones garantizarán los empleos y asegurarán que Volvo Cars pueda volver a la producción normal lo antes posible y de una forma segura", ha explicado la corporación. Las factorías de la compañía en China volvieron a su actividad normal a principios de mes.

En concreto, las plantas que se verán afectadas por los paros son las de Torslanda, Skövde y Olofström (todas ellas en Suecia), Gante (Bélgica) y Carolina del Sur (Estados Unidos).

El grupo Volvo, que el año pasado ganó más de 3.000 millones de euros netos, fue creado en 1927 y se deshizo en 1999 de su división de coches, comprada por la estadounidense Ford y en la actualidad controlada por el fabricante chino Geely.

Normas
Entra en El País para participar