Covid-19

Merlin verá recortados sus ingresos por rentas en un 10% si la crisis dura hasta agosto

La socimi centra la reducción en los centros comerciales

Compartirá la carga de la crisis con las tiendas con dificultades

Oficinas de Merlin Properties.
Oficinas de Merlin Properties.

Las inmobiliarias comienzan a hacer números sobre cómo el parón en seco de la economía por el confinamiento debido al coronavirus puede afectar a sus cuentas. La primera de ellas, este jueves, fue la socimi Merlin Properties, que centra la merma en los centros comerciales, donde la compañía buscará soluciones al pago del alquiler de las tiendas con mayores problemas, tal como avanzó el miércoles este diario.

La compañía ha realizado “una primera estimación del impacto cuantitativo que la situación que estamos atravesando pudiera tener en sus resultados”, informó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). “Considerando su política comercial en materia de bonificaciones de renta, que busca compartir la carga de la difícil situación actual con sus inquilinos en aquellos locales y negocios que no pueden abrir al público, y asumiendo que el cierre ordenado por la autoridad perdura hasta el 31 de julio, el impacto en las rentas brutas totales previstas para 2020 sería inferior al 10%”, informó la empresa que cuenta con Ismael Clemente como consejero delegado.

La idea de la compañía es reducir el alquiler a aquellos comercios que más sufran el cierre en los centros por el estado de alarma, negociando con cada propietarios. Ese 10% como máximo supone un negocio de cerca de 50 millones de euros, ya que las rentas recibidas por los alquileres de sus activos alcanzaron los 525,9 millones en 2019, lo que supuso un crecimiento de 5,2% interanual.

La noticia fue recibida por los inversores de forma negativa, con pérdidas en el precio de la acción que superaron el 10% en un entorno de máximo nerviosismo en los mercados durante estas semanas.

Merlin refleja tranquilidad sobre su actual situación respecto a la caja de la compañía, ya que cerró 2019 con una posición de liquidez de más de 1.085 millones y sin vencimientos de deuda hasta 2022.

La inmobiliaria, que tiene a Santander como principal accionista con un 22% del capital, “continúa evaluando de cerca, con la debida prudencia, la situación, ha elaborado varios escenarios contingentes en función de la duración de la crisis sanitaria, y actualizará al mercado nuevamente en cuanto lo considere necesario”, destacó a la CNMV. “La compañía cuenta con una sólida posición financiera para afrontar estos momentos difíciles, con un bajo nivel de endeudamiento, una gran diversificación de ingresos, una ocupación muy alta (94,8%) que le asegura una generación y acumulación de caja sostenida”, añadió.

Merlin opera en oficinas (45% de los ingresos por rentas), centros comerciales (21%), logística (16%), y otros arrendamientos netos de largo plazo (15%), como son las sucursales bancarias alquiladas a BBVA.

Reevaluará el inicio de obras

Tal como avanzó este jueves este diario, Merlin ve un incremento en las solicitudes de espacios por parte de los operadores logísticos, debido al incremento de la demanda de pedidos online por el confinamiento de la población. “En logística, los operadores están trabajando a gran velocidad para acomodar el pico de demanda que están experimentando. Desde Merlin estamos colaborando en buscar soluciones adicionales de espacio para nuestros clientes en caso de que fuese necesario”, informó.

Respecto a las obras de reformas y desarrollos en curso, como logística, la empresa continuará, pero adelantó que reevaluará a futuro el inicio y los plazos de ejecución de aquellos proyectos cuyas obras aún no se han iniciado, en función de la duración de la situación de emergencia.

Normas
Entra en El País para participar