El Brent continúa su descenso y Goldman Sachs estima que llegará a los 20 dólares

El Texas registra su tercera mayor caída en la historia

El Brent continúa su descenso y Goldman Sachs estima que llegará a los 20 dólares

El descenso del precio del barril de petróleo Brent parece no tener fin. El crudo de referencia en Europa se llegó a desplomar más de un 13%, aunque finalmente cerró con una caída del 9,17%, que lo sitúa en los 25,94 dólares, niveles que no tocaba desde 2003.

No obstante, el Brent podría no haber llegado aún a su mínimo: los analistas de Goldman Sachs estiman que podría llegar a los 20 dólares en el barril a lo largo del segundo trimestre del año, lo que significaría que se colocaría en niveles de 2002. "El desplome de la demanda de crudo por la propagación del coronavirus es cada vez más fuertes", apuntan en un informe publicado hoy.

La firma estadounidense prevé una contracción de la demanda de ocho millones de barriles diarios para finales de marza y un recorte anual en 2020 de 1,1 millones de barriles al día, la mayor disminución registrada hasta ahora. Asimismo, la caída de abril será muy pronunciado: el mercado estima un recorte de 80 millones respecto al mismo mes de 2019. "El mercado del petróleo está a punto de inundarse con barriles excedentes", ha subrayado Bank of America. 

El Texas, el crudo de referencia en EE UU, también continua su desplome, y este miércoles ha cedido un 24,4%, su tercera mayor caída en la historia. El precio se sitúa en mínimos de dos décadas, en los 20,37 dólares, niveles de 2002.

La propia Organización de Países Productores de Petróleo ya anunció que estimaba que el crecimiento de la demanda este año se reducirá un 93%, desde un aumento previsto de 990.000 barriles diarios a los 60.000, según el informe publicado la semana pasada. Para el total del año, espera una demanda de 99,73 millones de barriles diarios, una cifra que incluye una mejora de la situación en la segunda mitad del año.

Y es que las caídas generalizadas de los mercados financieros a causa de la crisis del covid-19 también se están haciendo notar en el petróleo, debido al actual descenso de la demanda ante la paralización del sector turístico -con las cancelaciones de muchos de los vuelos de las grandes aerolíneas- y al impacto que tendrá un descenso generalizado del consumo ante una posible recesión una vez superada la crisis sanitaria actual.

A ello se ha sumado la crisis desatada en este mercado tras la ruptura de la alianza llamada OPEP+, que incluya la OPEP y Rusia, después de que Moscú rechazara el recorte adicional de producción (1,5 millones de barriles diarios) propuesto por la organización, liderada por Riad. Como respuesta, Arabia Saudí comenzó inmediatamente a aplicar fuertes descuentos en las ventas en los mercados internacionales, con el fin de atraer a los principales compradores del mundo, y ha anunciado que dispará su producción un 27%.

Normas
Entra en El País para participar