Tecnología

La UE pide a Netflix y Youtube limitar sus servicios para evitar colapsos en las redes mientras sube el teletrabajo

El confinamiento por la pandemia dispara el consumo de múltiples plataformas digitales tanto para el teletrabajo como para el ocio y la educación online

Una joven ve contenido en Netflix en un portátil.
Una joven ve contenido en Netflix en un portátil.

‘La cuarentena conectada’. Este podría ser el título de una película que base su argumento en lo que estos días está viviendo la población de medio mundo. Pero, de momento, es el título de un post del profesor de tecnologías de la información del IE Business School, Enrique Dans, en el que habla de cómo la tecnología está ayudando a hacer más soportable el confinamiento de las personas decretado por muchos gobiernos y evitar así que se sientan como Jack Nicholson en El Resplandor al cabo de los días. Pues como advierte este experto en el uso de las TI, “el ser humano nunca estuvo diseñado para una limitación prolongada de su espacio vital, y la sensación de angustia o de agobio tenderá a incrementarse a medida que la situación se prolongue”.

Ante este escenario insólito, las redes sociales y las plataformas de colaboración y trabajo en grupo se han convertido en las grandes aliadas para sobrevivir a la cuarentena.

“Nosotras hemos creado una cuenta privada en Instagram para pasar de una manera divertida y creativa estos días juntas”, cuenta Clara y su grupo de amigas, todas ellas de 22 años. En este grupo organizan clases de zumba, conciertos en directo, clases de cocina sana y todo tipo de juegos. Pero el uso de estas plataformas sociales no está siendo solo cosa de jóvenes. Montse y Agustín, dos profesores sexagenarios, convocaron el pasado sábado a un grupo de amigos para hacer una quedada virtual para charlar y tomar una cerveza. “La hora es negociable, el método también [propusieron Google Hangout], pero el lugar es inamovible; cada quien en su casita”, dijeron.

El uso intensivo ahora de estas soluciones tecnológicas tampoco va ligado solo al ocio. El coronavirus ha acelerado su empleo para teletrabajar (para mantener reuniones virtuales y suplir los viajes que no se han podido hacer) y para que los más jóvenes sigan sus estudios, interrumpidos en las aulas físicas.

Lucia, de 22 años, cuenta cómo sus compañeros de universidad y sus profesores están usando aplicaciones como Skype empresarial o Microsoft Teams para seguir con las clases. “Es la forma que tenemos de no perder el hilo del curso. Mediante llamadas telefónicas y tutoriales personales vía Skype estamos pudiendo seguir un buen ritmo de trabajo”, dice, al tiempo que explica que en la plataforma de la UPM Moodle les suben la información teórica para continuar con el temario y subir ejercicios o entregas semanales evaluables.

Estos días plataformas como WhatsApp, Instagram, Skype, FaceTime, con capacidad para crear videollamadas colectivas, están que echan humo. También Cisco Webex, Zoom Video y Slack, más en el ámbito del teletrabajo, pues son soluciones especializadas en comunicación interna de equipos profesionales y para formación a distancia.

Otras plataformas que también se están beneficiando de este distanciamiento social son aquellas que permiten celebrar eventos virtuales (como Hopin, Run The World o la española Walcon Virtual Events). “Sin lugar a dudas, los congresos virtuales han pasado de ser el futuro a una necesidad del presente como supervivencia del propio sector”, señalan desde esta última compañía. Y cómo no, las plataformas de entretenimiento en streaming como Netflix, HBO, Youtube o Filmin, y las de videojuegos como Steam, Twitch y Discord.

“Las circunstancias que estamos viviendo no son las más deseables”, coinciden los expertos, “pero el lado positivo es que hoy tenemos muchas plataformas tecnológicas que nos permiten hacer una vida más o menos normal durante el tiempo que dure el confinamiento”. Lo que parece claro es que el coronavirus está acelerando algo que parece inevitable: la gente pasa cada vez más tiempo en el mundo virtual.

El riesgo aquí, tal y como lo ha advertido este miércoles la UE es que que las redes de telecomunicaciones se bloqueen ante el extraordinario uso que los ciudadanos están haciendo de las infraestructuras a consecuencia de la pandemia. Así, y aunque las operadoras, al menos las españolas, se han mostrado optimistas respecto a que las redes pueden soportar un cambio drástico en el uso de las mismas, el comisario europeo de Política Digital Thierry Breton, ha pedido a las plataformas como Netflix y Youtube que limiten sus servicios para evitar que las redes se colapsen cuando decenas de millones de personas empiecen a trabajar desde sus hogares en el Viejo Continente.

En un comunicado, Breton ha asegurado que las telecos y las plataformas tienen “una responsabilidad conjunta de garantizar el buen funcionamiento de internet durante esta crisis”. Y ha pedido a las compañías citadas y otras que transmitan contenidos en streaming que lo hagan en un formato estándar y no en alta definición. Una petición, que según advierte el FT, choca con las leyes de neutralidad de la red en la UE, que prohíben cualquier limitación de los servicios de entretenimiento como los citados.

Breton ha añadido que hay que evitar riesgos en un momento en que es necesario primar los servicios de salud, enseñanza online y otros usos como el teletrabajo. El comisario europeo instó a las plataformas de transmisión de contenidos en streaming (la próxima semana se lanza en España Disney+) a cooperar con las operadoras para evitar que se degraden temporalmente la calidad de las transmisiones. Igualmente animó a las telecos a tomar medidas para disminuir la congestión de la red y a los usuarios a hacer un uso inteligente de los datos.

Ciertamente, el tráfico de las telecos se ha disparado en los últimos días con la pandemima en parte por el uso intensivo de las plataformas tecnológicas. En Telefónica, el gaming y el tráfico de Whats­App experimentaron un gran crecimiento del 9 al 15 de marzo. El primero, un 271% más de tráfico que en la semana anterior (la red gestionó 700 Gbs más de lo normal). Y, en cuanto a WhatsApp, un 698% más (381 Gbs más de lo normal).

En Vodafone, el domingo pasado se duplicó el tráfico de Netflix, WhatsApp Video, WhatsApp Transfer, Facebook Video y PlayStation respecto al domingo previo, 8 de marzo. Y, en Orange, este martes las aplicaciones que más tráfico cursaron frente al mismo día de la semana anterior fueron Netflix (con crecimiento del 60%), Facebook (incluyendo Instagram y WhatsApp, un 25%) y Google (un 10%).

Sin embargo, las operadoras en España han destacado a CincoDías “lo bien que están aguantado las redes en nuestro país, donde ya se empieza a ver cierta estabilización del uso, una vez consolidado el nuevo escenario dibujado por el Covid-19. Eso es buena señal, y hemos demostrado que hemos sido capaces de hacer un inesperado simulacro real de teletrabajo y educación online masiva, disparándose también el consumo de ocio por internet".

Profesores de la Universidad Oberta de Cataluña (UOC), como José Antonio Morán y César Córcoles, auguran, no obstante, algunas caídas y ralentizaciones en la red, pero no colapso. Y apuntan que, cambiar las redes inalámbricas por el cable, es la mejor solución para agilizar el tráfico.

Normas
Entra en El País para participar