Italia veta los despidos por causa económica y Francia pagará el salario de los que pierdan el empleo

Las medidas llegan después de que Bruselas acepte desviaciones en el déficit público

Francia Italia coronavirus
El propietario de un estanco, en Roma. GETTY

La Unión Europea no ha sido capaz de fijar una respuesta común ante la crisis del coronavirus, pero sí ha dado luz verde a que los estados miembros se salten los pactos de estabilidad y se desvíen en el déficit para contrarrestar los efectos de la pandemia. En este contexto, y a la espera de una posible inyección comunitaria que de momento no está prevista, Italia, el país de la Unión más castigado por la enfermedad, ha puesto en marcha una serie de medidas de choque. Francia, que junto con España e Italia pedía una respuesta contundente por parte de la UE, también ha tomado cartas en el asunto. Estas son algunas de las políticas económicas anunciadas por ambos países de mayor calado.

Prohibidos los despidos en Italia

El Gobierno italiano ha prohibido durante dos meses que las empresas puedan despedir a sus empleados por motivos económicos derivados de la situación de emergencia. Esta es una de las últimas medidas incluidas en el decreto ley que ha impulsado el Ejecutivo, con ayudas de hasta 25.000 millones de euros, que movilizarán recursos por valor de hasta 350.000 millones. Sí estarán permitidos, sin embargo, los ceses de empleo por motivos disciplinarios. Antes de esta medida, el Gobierno anunció una moratoria hipotecaria para las personas que hubiesen perdido su empleo a raíz de la pandemia. La norma contemplaba una ampliación de hasta 18 meses, con la obligación de que las condiciones e interés no cambiaran una vez retomados los pagos del préstamo.

Ayudas a autónomos y familias

El país de la bota también contempla bonos mensuales de 600 euros exentos de impuestos a autónomos que hayan visto cesada su actividad. Asimismo, se concederán permisos parentales de dos semanas, con la mitad del sueldo asegurado, para aquellos padres que tengan hijos de hasta 12 años o con discapacidades graves. También habrá ayudas por 600 euros para contratar canguros y cuidadores de menores y para el personal sanitario y el de las fuerzas armadas, con una carga de trabajo extra durante estas semanas, este cheque de ayudas ascenderá a los 1.000 euros mensuales.

Respiro fiscal para comercios

El país mediterráneo también ayudará a tiendas y comercios para hacer frente al arrendamiento de los locales durante el mes de marzo. La cuantía ascenderá al 60% del alquiler. Habrá además una cuantía especial en el caso de que se desinfecten y saneen los locales potencialmente contaminados por el virus.

Aplazamiento de impuestos en Francia

El país galo aplazará las cotizaciones e impuestos directos (no entra el IVA) para las empresas durante el mes de marzo, con la posibilidad de que se anulen después para las que estén en gran dificultad. El coste estimado de este paquete asciende a los 32.000 millones de euros. Francia ha aprobado un fondo de apoyo con un valor conjunto de 45.000 millones de euros, así como garantías de préstamos por 300.000 millones y un plan para proteger las empresas amenazadas, incluida su eventual nacionalización. También queda aplazada la polémica reforma de las pensiones, que incluía una posible restricción de los subsidios por desempleo y que ha enfrentado al Gobierno galo con el movimiento de los Chalecos Amarillos a lo largo de los últimos meses.

Dos meses de sueldo

El estado francés se hará cargo durante dos meses de la remuneración de los asalariados cuyas empresas los hayan puesto en paro temporal. El coste estimado de este mecanismo, que busca minimizar el impacto de los despidos, asciende a los 8.500 millones de euros.

Ayudas a las pymes

Francia ha creado un fondo de solidaridad para pequeñas empresas con menos de un millón de euros de facturación anual que hayan dejado de tener ingresos o los hayan visto reducidos en al menos un 70%. El Gobierno calcula que serán en torno a 600.000, y recibirán 1.500 euros con una simple declaración, sin que haga falta ningún tipo de auditoría. Los autónomos podrán acceder si es su actividad principal. El coste estimado llega a los 2.000 millones. Además, las pymes no tendrán que hacer frente a los pagos de electricidad y gas, así como de los alquileres, solo si el arrendador lo puede asumir. Esta medida, al menos por ahora, no se aplicará a los particulares.

Abiertos a nacionalizaciones temporales

El Estado francés garantizará préstamos a las empresas por valor de 300.000 millones de euros para que puedan mantener su tesorería. Además, se emplearán todos los medios necesarios para proteger a las grandes empresas francesas de posibles ataques en Bolsa. Esto incluye la participación pública en sus capitales o incluso la nacionalización de las enmarcadas en sectores considerados estratégicos.

Normas
Entra en El País para participar