Empresarios que arriman el hombro con el coronavirus

LVMH, Room Mate, Palladium o Grupo Álbora son algunas de las compañías que se han sumado solidariamente a esta lucha

Una profesional de la sanidad recoge alimentos de la iniciativa Food 4 Heroes.
Una profesional de la sanidad recoge alimentos de la iniciativa Food 4 Heroes.

Una crisis siempre despierta el lado más solidario del ser humano. Y la pandemia mundial del coronavirus está haciendo que empresarios, además de grupos de voluntarios, arrimen el hombro y pongan sus recursos a disposición de la sociedad y de aquellos que más lo necesitan. El primer paso adelante lo dieron las compañías tecnológicas poniendo a disposición de las empresas y particulares herramientas para seguir trabajando, pero, poco a poco, compañías de todos los sectores se han ido sumando para aportar su granito de arena a una recuperación de una forma más tangible.

Un ejemplo de ello es el grupo francés de marcas de lujo Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH), que dedicará sus plantas de perfumes y de cosméticos, habitualmente destinadas a firmas como Christian Dior, Guerlain y Givenchy, a la fabricación de geles para desinfección de manos que donará a las autoridades sanitarias y a los hospitales franceses, preferentemente a los de París. Una medida que se empezó a llevar a cabo desde este mismo lunes y que, según asegura el conglomerado en un comunicado, permanecerá el tiempo que sea necesario con el objetivo de revertir la situación lo antes posible.

Una inciativa similar es la que están ejecutando desde la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa), quienes, desde la semana pasada, están trabajando para cambiar sus planes de producción. De esta manera, las principales compañías del sector, sean o no fabricantes de este tipo de productos, están transfiriendo de forma inmediata capacidades de su fabricación de perfumes, tintes u otros productos con alcohol a la fabricación de soluciones hidroalcohólicas. Es el penúltimo ejemplo de empresas que se ponen al servicio de la sociedad.

También en España se están poniendo en marcha iniciativas de este tipo. El empresario Kike Sarasola, propietario de la cadena de hoteles Room Mate, ha puesto a disposición de la Comunidad de Madrid dos de sus hoteles en la capital: Room Mate Mario y Room Mate Laura, con habitaciones con cabida para 180 pacientes, en caso de que falten camas en los hospitales, ya que todas las instalaciones de estos espacios se pueden medicalizar. Se trata de un manera, según el empresario, de poner su grano de arena, ser solidarios y generosos.

Por su parte, Abel Matutes Prats, presidente del grupo hotelero Palladium, ante la difícil época que se avecina y ante la posibilidad, según anunció el Gobierno regional madrileño, de tener que transformar hoteles en hospitales de campaña, ha ofrecido el Gran Hotel Colón de Ayre Hoteles, próximo al Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

El Grupo Álbora, propietario de los restaurantes A’Barra y Álbora, ha puesto a disposición de la parroquia San Juan de Dios de Madrid alimentos perecederos, a la vez que se ponen a disposición de otros restaurantes para recoger este tipo de productos y donarlos para las personas más necesitadas.

Otra de las iniciativas que también ha tenido calado ha sido la del grupo de restauración Grosso Napoletano, que envió un mensaje por WhatsApp a todos sus contactos para enviar pizzas al personal sanitario de los hospitales de Madrid y, así, poder aportar su granito de arena en la lucha contra el covid-19. El mensaje se hizo viral, recibiendo cientos de mensajes de sanitarios, respuesta que animó a varios profesionales de la restauración a unirse a la causa. Así fue cómo surgió la iniciativa Food 4 Heroes, una plataforma que pone en contacto a los profesionales de la salud que trabajan en los hospitales de Madrid con los profesionales de la restauración, con el fin de saber sus necesidades y realizar el envío de comida, que los transportistas dejan fuera de los hospitales, entre otros, Ramón y Cajal, Clínico San Carlos, Gregorio Marañón, 12 de Octubre, la Fundación Jiménez Díaz, La Paz y Niño Jesús. Hasta el momento, ya son varios los hosteleros que participan de esta iniciativa, además de Grosso Napoletano, Tierra Burrito, Manolo Bakes, Honest Greens, Tasty Poke Bar, Malvón, Brunch Club Café, The Food Circle, la panadería La Miguiña, Bizzo Pizza y Pic & Nic.

La Asociación Profesional de Repartidores Autónomos (APRA) se ha puesto a disposición de las autoridades para cualquier situación en la que su servicio pueda ser necesario o de utilidad, como la entrega con urgencia y sin coste de artículos de primera necesidad a familias con dificultades. “Consideramos que en esta situación de excepcionalidad debe prevalecer la humanidad y la solidaridad, y creemos que los repartidores podemos jugar un papel esencial en evitar la propagación y la no exposición de determinadas personas, siempre siguiendo estrictas medidas de seguridad y protocolos para evitar el contacto directo”, señala la asociación en un comunicado.

Normas
Entra en El País para participar