El Ejecutivo deja el teletrabajo fuera del estado de alarma en el último momento

Renuncia a obligar a las empresas a facilitarlo "siempre que sea posible"

El teletrabajo ha quedado fuera del decreto del estado de alarma.
El teletrabajo ha quedado fuera del decreto del estado de alarma.

El teletrabajo se ha quedado fuera del estado de alarma. El Gobierno ha dado un paso atrás y tras imponer la obligación de generalizar el teletrabajo en los primeros borradores, finalmente la medida se ha quedado fuera del decreto publicado en la medianoche del sábado al domingo en el Boletín Oficial del Estado.

Los borradores previos a los que ha tenido acceso este diario incluían un artículo 8 en el que se decía textualmente: "Medidas de contención en el ámbito laboral. Los empleadores, tanto públicos como privados, estarán obligados a facilitar medidas que permitan la prestación laboral o funcionarial de los empleados por medios no presenciales siempre que ello sea posible".

La técnica jurídica de la redacción de la norma no era óptima y se prestaba a conflictividad y problemas de interpretación. En alguna empresa ya ha habido conflictos en relación con la obligación de acudir al trabajo en estos momentos de crisis sanitaria, pero la aprobación de una norma con ese contenido abría paso a potenciales problemas, como otros puntos del decreto que también incluyen errores y lagunas legales relevantes.

¿"Siempre que ello sea posible" a cualquier coste? La norma hubiera obligado a las empresas a desarrollar sistemas para los que probablemente muchas de ellas no están preparadas. Las posibilidades de trabajo remoto son enormes y dependen de la inversión en equipamiento, tecnología y telecomunicaciones. Prácticamente cualquier trabajo que se realice con ordenador "es posible" realizarlo de una forma remota con la inversión adecuada, de modo que la norma habría implicado un enorme coste para las empresas, en algunos casos superior al de prescindir de la actividad y habría podido tener efectos contraproducentes.

Además, al establecerse como una obligación para la empresa, habría podido desatar conflictividad con los empleados que exigiesen su cumplimiento y se negasen a ir al trabajo de forma presencial.

Finalmente, el Consejo de Ministros de ha optado por dejar fuera ese punto del decreto por el que se aprueba el estado de alarma.

El Gobierno de coalición tampoco ha sido capaz de sacar adelante un paquete de medidas con el que hacer frente a la "emergencia económica" que ha proclamado Pedro Sánchez.

Normas
Entra en El País para participar