Los expertos avisan: el Ibex 35 podría irse a los 6.000 puntos y de haber repuntes serían de corta duración

La falta de medidas económicas y de corte fiscal de calado agrava el miedo de los inversores una vez declarada la pandemia

Ibex coronavirus
La bolsa de Madrid este jueves 12 de marzo de 2020. EUROPA PRESS

Llueve sobre mojado en los mercado bursátiles, que parecen no encontrar suelo ante la crisis del coronavirus, declarado ya pandemia mundial por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que está desatando medidas gubernamentales sin precedentes y trastocando la economía global a la velocidad a la que se propaga la epidemia. El pánico se está adueñando de los inversores y el Ibex 35 sigue acumulando pérdidas, tras las fuertes caídas registradas también en EE UU y Asia. Mientras, los expertos avisan de altas dosis de volatilidad, que podrían llevar al índice a los 6.000 puntos, y repuntes en todo caso de corta duración. En definitiva, las Bolsas todavía no han tocado fondo.

Sergio Ávila, de IG, considera que todavía faltan medidas económicas de calado para atajar el coronavirus y es por eso que las Bolsas siguen desplomándose. Opina, además, que Donald Trump no sido capaz de "tranquilizar a los mercados con medidas específicas de estímulo para limitar el impacto de la pandemia". Trump únicamente anunció que Estados Unidos suspenderá todos los viajes de Europa durante 30 días (excluyendo al Reino Unido) y describió los pasos para ayudar a las pequeñas empresas afectadas por el virus, "lo que ha agravado los temores de los inversores", añade. Así, desde un punto de vista técnico, Ávila estima que el Ibex 35 podría llegar a bajar hasta los 6.655,3 puntos o como mucho alcanzar los 7.418,3 puntos.

El analista de Investing.com, Ismael De La Cruz, dice que la sola palabra "pandemia" hacía prever nuevas pérdidas de entre el 10% y el 15%. "Desde ayer ya es oficial. Esto abre un nuevo escenario y el S&P podría caer incluso a los 2.450-2.500 puntos", siendo los bancos y las energéticas los sectores más afectados. En el mismo sentido, Juan J. Fdez-Figares, analista de Link Securities, afirma que la declaración de la epidemia como “pandemia” ha hecho "saltar las pocas alarmas entre los inversores que no estaban activadas ya". Es por eso que el Dow Jones ha entrado en mercado bajista tras más de 11 años de mercado alcista y es muy probable que el S&P corra la misma suerte, "lo que daría oficialmente por acabado el mercado alcista en las bolsas estadounidenses", sentencia Figares.

Unos de los países más afectados en Europa, Italia, ha anunciado el cierre de comercios desde hoy hasta el 25 de marzo excluyendo supermercados, tiendas de comestibles y farmacias, mientras que Dinamarca también ha declarado el cierre de colegios y universidades. En España, ciudades como Madrid se encuentran prácticamente paralizadas. El departamento de análisis de Renta 4 reitera que "ante un shock de oferta como el actual, no basta con medidas de corte monetario, y deberían ser complementadas con medidas de corte fiscal, con el fin de facilitar estos complicados momentos a compañías/hogares que puedan verse afectados por un frenazo en su actividad". Igualmente, desde un punta de vista técnico, indica que los niveles a vigilar en el Ibex 35 son 6.000-7.600 puntos.

Las perspectivas que maneja Mark Homan, Ceo de TwentyFour AM (Boutique de Vontovel AM), son de escaso apetito por el riesgo. "Es probable que tengamos un flujo de noticias más perturbador con novedades respecto a cierres inevitables y a empresas que ponen en marcha planes de continuidad de negocio en respuesta al coronavirus. Estos planes son muy prudentes, pero es poco probable que mejoren el apetito de riesgo. La disrupción económica que causarán las autoridades en sus intentos por reducir la propagación del virus será muy aguda y se dejará sentir ampliamente".

A juicio de Laurent Denize, de ODDO BHF Asset Management, claramente los mercados "aún no han tocado fondo". Piensa que "los gobiernos tienen poco margen de maniobra debido a sus niveles de endeudamiento y probablemente no podrán compensarlo con grandes políticas de estímulo". De este modo, advierte que se está viviendo "una reevaluación global del riesgo en marcos de volatilidad superiores, con las consiguientes oportunidades de inversiones futuras", de modo que hasta entonces invita a ser prudentes.

Todo apunta a que el coronavirus no solo estaría cuasando estragos en las Bolsas sino también en el crecimiento económico, que ya se prevé negativo en el primer trimestre en la mayoría de las economías mundiales.

Para François Rimeu, estratega senior de La Français AMEl, "el impacto negativo del coronavirus en el crecimiento del PIB es todavía muy difícil de estimar, pero el crecimiento europeo podría volverse negativo este año". Es por eso que ve "muy significativa para la estabilidad financiera de Europa en el futuro" la reunión que este jueves celebra el Banco Central Europeo (BCE) y lo que se espera de ella. Sin embargo, cree que aunque la reacción del mercado podría ser positiva sería en todo caso "de muy corta duración" debido al elevado nivel de incertidumbre actual.

Finalmente, el BCE no ha movido los tipos de interés como se esperaba y tal como han hecho los bancos centrales de EE UU e Inglaterra, algo que no ha gustado nada a los mercados y ha agravado las sangría.

"El mercado esperaba unas medidas más contundentes dada la actual situación, y el Ibex 35 pierde más terreno mientras se encamina, desde un punto de vista técnico hacia la zona crítica de los 6850-6900 puntos", apuntan en eToro, donde creen que la perdida de esta referencia sería muy negativa para sesiones futuras y pondría los mínimos de 2012 como posible objetivo bajista (5900 puntos). Para PIMCO, el BCE "se ha quedado corto" y su decisión es un reconocimiento de "la efectividad limitada de los recortes de tasas por debajo de los niveles actuales".

Por su parte, Figares declara que "es precisamente esa incapacidad para valorar el escenario macroeconómico a corto plazo y su potencial impacto en el medio-largo plazo lo que está provocando el pánico entre muchos inversores, que están optando, ante la incertidumbre, por reducir de forma drástica sus posiciones de riesgo".

Desde DBRS Morningstar sostienen que "la volatilidad de los mercados financieros afectará a las carteras de inversión" con especial impacto en las compañias de seguros de propiedad y accidentes, que podrían incurrir en pérdidas de suscripción de seguros y ver afectados sus ingresos como consecuencia de las fluctuaciones del mercado de renta variable y los recortes en las tasas de interés por parte de los bancos centrales. "A medida que el virus continúa propagándose por todo el mundo, el impacto más inmediato para las compañías de seguros de propiedad y daños a terceros será en la valoración de las inversiones de capital y los activos de renta fija, que se ven afectados por la volatilidad del mercado de valores y bonos", señala.

Andrés Aragoneses, de Singularbank, concluye que "todavía es pronto para saber cuando la expansión de esta crisis se frenará, ni las implicaciones reales sobre la economía a nivel global. Mientras tanto, los retrocesos en los mercados bursátiles se multiplican a nivel global, sin saber si nos encontramos cerca o lejos del suelo".

Normas
Entra en El País para participar