Emergencia sanitaria

Cataluña ordena el confinamiento de unas 70.000 personas en Barcelona

Los residentes de Igualada, Òdena, Vilanova de camí y Santa Margarida de Montbui no podrán salir desde las 0.00 horas

Entrada del Hospital de Igualada, una localidad de Barcelona.
Entrada del Hospital de Igualada, una localidad de Barcelona.

El Govern de la Generalitat ha ordenado el confinamiento de la población residente en las localidades de Igualada, Vilanova del Camí, Santa Margarida de Montbui y Òdena, las cuatro en la provincoa de Barcelona, para evitar la propagación del brote de coronavirus que afecta a esta zona.

Así lo ha anunciado en rueda de prensa el conseller de Interior, Miquel Buch, que ha detallado que la movilidad se restringirá a partir de las 21 horas del jueves, y a partir de la medianoche nadie podrá entrar ni salir de estas ciudades de unos 70.000 habitantes. Sí que se autorizará a acceder a la zona a efectivos de servicios esenciales. El gobierno catalán se reunió ayer tarde de forma extraordinaria para adoptar nuevas medidas encaminadas a frenar la propagación de la pandemia.

Con una previsión de al menos 15 días, el confinamiento se prolongará hasta que lo determine el comité técnico y asesor, y durante este plazo los Mossos desplegarán un cierre perimétrico con 29 puntos, y con un servicio interno y un grupo de apoyo que se dedicará a hacer el aprovisionamiento de las tiendas y la distribución de comida y farmacias de estas poblaciones. En las primeras horas de la mañana del viernes, efectivos de la policía autonómica controlaban los accesos a los municipios.

"Estamos seguros de que contaremos con la colaboración ciudadana", ha dicho el comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Eduard Sallent, que ha detallado que han participado en el cierre de los municipios 106 efectivos de los Mossos y que está dividido en tres grupos de trabajo: uno de control perimétrico; otro, de asistencia al ciudadano, y uno de dotaciones con la capacidad de hacer los acompañamientos para garantizar la prestación de los servicios públicos básicos, como limpieza y abastecimiento.

Dentro del perímetro de confinamiento, los ciudadanos sí que podrán moverse, pero desde el Govern se pide a las personas afectadas que minimicen su actividad para frenar cuanto antes la escalada: "Pueden estar en su casa, ir a comprar, a la farmacia y desplazarse a recibir atención sanitaria", indicó Sallent.

"El confinamiento tendrá sentido si la gente limita su salida a la calle y el contacto con otras personas y se está lo más quieta posible", ha dicho Sallent, que ha precisado que salir del perímetro sería una desobediencia e implicaría una imposición de sanción y de desobediencia hacia los agentes que están dando dicha indicación.

Escalada de afectados

Con un total de 261 afectados por coronavirus en Cataluña, la consellera de Salud, Alba Vergés, ha concretado que si el miércoles había 20 personas afectadas, este jueves son 58, y de las que 36 son sanitarios, lo que incidirá sobre un equipamiento esencial como el Hospital de Igualada, con una previsión de casos que "aparentemente continuará".

Vergés ha concretado que es primordial proteger a los médicos, de modo que se está redirigiendo la actividad, reprogramando visitas no urgentes y derivando a otros centros los códigos de ictus, infartos y traumas para poder mantener "esta actividad esencial" en el Hospital de Igualada.

La consellera ha destacado que confía mucho en los ciudadanos de Igualada, su localidad natal, y visiblemente emocionada, ha enviado un abrazo a sus padres, marido e hijos: "Hay que mantenerse en tranquilidad para gestionarlo", ha agregado.

Sobre el transporte público, la portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha dicho que las medidas adoptadas pasarán de momento por la reducción y flexibilización de la actividad laboral, así como el cierre de escuelas y universidades: "A menos movilidad obligada podremos conseguir un transporte público con menos gente", y ha emplazado a valorar la efectividad de las medidas en los próximos días.

Petición de tranquilidad

El alcalde de Igualada, Marc Castells, ha pedido "tranquilidad" a la ciudadanía después de que este jueves la Generalitat haya decidido confinar a la población del área de la Conca d'Òdena (Barcelona), tras el foco de coronavirus declarado en Igualada (Barcelona).

En declaraciones a los periodistas, el primer edil ha señalado que están comprometidos con las decisiones que toma el Govern y que "todas las medidas van determinadas a proteger a la ciudadanía".

Ha asegurado que a la población no le faltarán los suministros básicos y que aquellas personas que tengan la necesidad de salir por motivos médicos o justificados podrán hacerlo: "No se ha tomado la decisión sin haber medido las casuísticas de cada situación".

Ha pedido comprensión ante esta situación porque, según él, no es ninguna broma: "Nos estamos enfrentando a una amenaza importante, pero a pesar de todo, las personas que dan positivo, un 80% o no presentan síntomas o la que presentan es muy leve".

El confinamiento afecta a las poblaciones de Igualada, Vilanova del Camí, Santa Margarida de Montbui y Òdena, en la comarca de Anoia, que se han cerrado a las 21 horas de este jueves, y hasta la medianoche se ha permitido a los residentes que no son de estas localidades que abandonen estas poblaciones, tomando datos de hacia dónde se dirigen; después no se podrá salir, salvo las prestaciones de servicios esenciales.

Normas
Entra en El País para participar