Cataluña pasa de fase de prealerta a fase de alerta con nuevas medidas preventivas

Se suspenden los eventos de más de 1.000 personas y las citas deportivas se celebrarán a puerta cerrada durante, al menos, quince días

Quim Torra, Miquel Buch y Alba Vergés
Quim Torra, Miquel Buch y Alba Vergés

El presidente del Govern, Quim Torra, ha anunciado este miércoles que el Govern pasa de fase de prealerta a fase de alerta por el coronavirus y ha avanzado nuevas medidas que se empezarán a aplicar este jueves y que afectan a ámbitos como el deporte y los eventos con una elevada participación.

Lo ha dicho en rueda de prensa junto a los consellers de Salud, Alba Vergés, y el de Interior, Miquel Buch, después de una reunión del comité técnico del Plan de Protección Civil de Cataluña (Procicat) para emergencias asociadas a enfermedades transmisibles emergentes de alto riesgo.

Desde el jueves y en los próximos 15 días, los eventos deportivos se harán a puerta cerrada -excepto si participan menores de edad, que podrán ir acompañados-, y se suspenden o aplazan actividades que impliquen a más de 1.000 personas. Si el aforo del espacio donde se realiza es inferior a 1.000 personas, se podrán celebrar solo si se ocupa un tercio del aforo máximo autorizado.

Además, el departamento de Educación de la Generalitat ha decidido cerrar dos semanas la escuela Feliu i Vegués de Badalona (Barcelona) después de que el departamento de Salud haya pedido confinar a 17 docentes del centro a causa del coronavirus. Esta es el primer centro educativo que se cierra en la región tras el cierre el lunes de una guardería en Barcelona.

También ha cancelado sus clases la primera universidad catalana. Se trata de la escuela de negocios Esade, que pertenece a la Univerdidad Ramón Llull, en Sant Cugat del Vallès tras diagnosticar a uno de sus alumnos con coronavirus.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha pedido "reducir la actividad" de la ciudad durante los próximos 15 días y a partir de este jueves hacer solo aquello que sea imprescindible para la vida cotidiana de las personas, y posponer aquellas actividades colectivas como reuniones, eventos, y viajes como medida preventiva para el coronavirus. Colau ha asegurado que la prioridad es proteger a la población vulnerable -los ancianos y las personas con patologías crónicas- y contener los contagios para que no se saturen los servicios médicos que "necesitan estar operativos no solo por cuestiones relacionadas con el coronavirus sino por cualquier atención médica". El Ayuntamiento cerrará 58 centros de la tercera edad.  

Normas
Entra en El País para participar