Inditex pierde 26.000 millones en Bolsa en 20 días y se juega un parón en las ventas

La crisis vírica se come un cuarto de su valor bursátil en ese periodo

Entrada a la sede de Inditex en Arteixo (A Coruña).  reuters
Entrada a la sede de Inditex en Arteixo (A Coruña). reuters

Inditex dio ayer continuidad al calvario bursátil que sufre desde que la crisis del coronavirus alcanzase dimensión global, con el silencio como estrategia corporativa elegida para encarar la misma.

En China, epicentro del Covid-19, la textil trabaja con casi 2.000 fábricas, siendo el principal país desde el que recibe mercancía. Allí tiene más de 600 puntos de venta, incluidos cuatro establecimientos de Zara en Wuhan, donde se desencadenaron los contagios y que cerraron sus puertas en pleno pico de contagios.

Este es su segundo mercado, pero el primero es España, ahora en plena escalada de casos, mientras que Italia, sumido en un cierre casi generalizado, es el quinto país donde tiene más tiendas.

La empresa prefiere no valorar todavía cómo esta situación está impactando en su negocio. Mientras, el mercado ha respondido de forma implacable. Desde el 19 de febrero, cuando las acciones superaron los 32 euros de valor, hasta la jornada de ayer, Inditex se ha dejado 26.000 millones de euros de capitalización en Bolsa, algo más de una cuarta parte de lo que valía entonces.

Ayer sus títulos retrocedieron otro 3,17% hasta 23,5 euros, su menor nivel desde enero de 2019. No está previsto que Inditex valore el efecto que la crisis tendrá en su negocio hasta la próxima semana, cuando el propio presidente ejecutivo, Pablo Isla analizará la situación en la presentación de los resultados de 2019. En esta ocasión lo hará en formato webcast, toda vez que la empresa ha decidido cancelar la rueda de prensa presencial de cada año, a la que acuden medios de todo el mundo, como medida de precaución.

Estos resultados deberían verse afectados por la crisis vírica, toda vez que el ejercicio fiscal concluyó el 31 de enero. Entonces la gran mayoría de casos conocidos se circunscribían a la zona de Wuhan.

Sus ventas en los tres primeros trimestres del ejercicio crecían un 7,5% hasta los 19.820 millones hasta octubre, encaminando el cierre del año a otro récord histórico de ingresos. Los beneficios también evolucionaban en buena proporción, creciendo un 12% hasta octubre hasta 2.720 millones.

Los efectos de la enfermedad llegarán en el primer trimestre. Un informe de Credit Suisse calculaba hace unos días un crecimiento de las ventas para el primer trimestre del ejercicio, de febrero a abril, del 1,7%. La entidad hablaba de un retroceso de ventas del 70% en febrero, del 50% en marzo y del 25% en abril en ese país, mientras que para Italia calculaba un retroceso del 12% en el conjunto de todo ese periodo. A la publicación de estas previsiones Italia no había decretado las restricciones de movimientos para todo el país, por lo que una mayor afectación supondría una merma añadida a ese crecimiento.

El menor alza de ventas registrado por Inditex en un primer trimestre fue del 1,5% registrado en 2018, por lo que un mayor deterioro pondría a la textil ante su crecimiento más bajo.

Manda a casa a parte de su plantilla en Arteixo

Inditex ha comenzado a implementar el teletrabajo en relación con el coronavirus en diferentes departamentos de su sede central ubicada en el  municipio de Arteixo (A Coruña), dentro del plan de contención frente al coronavirus que ha diseñado la compañía. Entre las medidas adoptadas está la suspensión temporal de los servicios de autobús y gimnasio para los empleados, o unos horarios de comedor mas espaciados, según informó Europa Press. Los empleados que han comenzado a trabajar desde casa corresponden a algunos departamentos en los que esta medida es compatible con su labor habitual. Desde la empresa se asegura que el funcionamiento es normal.

Normas
Entra en El País para participar