El precio de la vivienda libre sufre la primera caída trimestral desde 2015

El valor de las casas cae un 0,6% en los últimos tres meses de 2019

El precio de la vivienda libre sufre la primera caída trimestral desde 2015 pulsa en la foto

La ralentización económica ya se deja notar en el mercado residencial. Los precios de la vivienda libre registraron en los últimos tres meses de 2019 su primera caída trimestral en cuatro años, según confirman las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), hechas públicas ayer. La estadística se lleva a cabo con un baremo que estima en 100 el precio medio de una vivienda en 2015. Tomando esto en cuenta, entre octubre y diciembre del pasado ejercicio, los precios medios se situaron en un valor de 125,320 puntos, un 0,6% menos de lo que valían las casas en el trimestre anterior (126,135 puntos). Aunque esta es únicamente una caída trimestral –y además muy moderada–, se trata del primer descenso intertrimestral registrado desde el año de partida.

La estabilización de los precios también parece que empieza a llegar en términos anuales. Según recogen las cifras presentadas por el INE, el precio de las casas moderó su crecimiento al 5,1% al cierre de 2019, un ritmo de 1,6 puntos porcentuales menos que el registrado en 2018 (6,7% sobre 2017).

Con todo, la diferencia entre la vivienda nueva y la vivienda de segunda mano es notable, y su evolución anual avanza a dos velocidades. Así, mientras que la primera se encareció un 7,3% en 2019 (con una subida de 0,9 puntos en el índice respecto al ejercicio anterior), la usada se desaceleró en mayor medida, al subir únicamente un 4,7% en 2019 (2,1 puntos menos que en 2018, cuando aumentó un 6,8%).

Esta tendencia, explica el director de Estudios y Formación de Fotocasa, Ismael Kardoudi, ya se veía venir desde hace tiempo. “Ya hace meses que avanzábamos que la evolución de los precios y la actividad en el mercado iba a ser mucho más moderada en 2019 respecto a las fuertes subidas que vimos durante los años anteriores, fruto de la desaceleración económica”. En general, prosigue, la moderación en los precios se mantendrá durante el presente año como consecuencia del contexto macroeconómico nacional e internacional, y hay que tener en cuenta que “la evolución del precio de la vivienda será muy diferente según la zona geográfica”. Así, avanza, es posible que durante 2020 empiecen a verse las primeras caídas de precios en zonas tensionadas como Madrid y Barcelona.

En 2019, todas las comunidades autónomas –más las ciudades de Ceuta y Melilla– registraron tasas medias positivas en los precios, con aumentos más pronunciados en Ceuta (7,7%), Aragón (6%) y Baleares (6,1%), mientras que los incrementos más suaves se dieron en Extremadura (2%) y Cantabria (3,1%). De esta manera se confirma la contención registrada tanto en Madrid como en Cataluña, “que históricamente han liderado esta estadística, y este trimestre han dejado paso a Aragón y Baleares que, situándose en el 5,5% interanual, pasan a ser las zonas donde se registra una mayor subida de precio”, señala Ferran Font, jefe de estudios del portal inmobiliario Pisos.

Seis ejercicios consecutivos con repuntes

El precio de la vivienda libre subió un 3,6% en el cuarto trimestre de 2019 respecto al mismo periodo del año anterior, su sexto repunte anual consecutivo, aunque el menos pronunciado desde 2015, según el Índice de Precios de Vivienda (IPV) del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Entre 2008 y 2013, el precio de la vivienda libre registró descensos anuales de distinta intensidad: del 1,5% en 2008, del 6,7% en 2009, del 2% en 2010, del 7,4% en 2011, del 13,7% en 2012 y del 10,6% en 2013. En 2007, cuando comenzó a elaborarse este índice, el precio de la vivienda libre experimentó un crecimiento del 9,8%. El máximo del índice se encuentra en el tercer trimestre de 2007, cuando se alcanzaron los 151,719 puntos.

Normas
Entra en El País para participar