La demanda global de petróleo caerá por primera vez en 11 años

La Agencia Internacional de la Energía prevé una reducción de 32,8 millones de barriles en 2020

Un motorista reposta combustible en una gasolinera de Bangkok (Tailanida).
Un motorista reposta combustible en una gasolinera de Bangkok (Tailanida).

La demanda global de petróleo caerá en 2020 a causa del impacto del coronavirus (Covid-19) sobre la economía mundial, de acuerdo con las previsiones que acaba de hacer públicas la Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés). Será la primera vez desde 2009 que se reduce las compra de crudo. La caída de los viajes, así como la ralentización de la actividad industrial, están detrás de esta caída de la demanda.

"La crisis del coronavirus está afectando de una forma muy amplia a todo tipo de mercados energéticos, incluido el carbón, el gas y las renovables. Pero el impacto en el mercado petrolífero es especialmente severo porque la gente está viajando menos, y hay menos movimientos de mercancías, lo que ha hecho que se desplome la demanda de petróleo", explica Faith Birol, director ejecutivo de la IEA. "Este efecto es especialmente relevante en China, el mayor consumidor de energía del mundo, que el año pasado acaparó el 80% del incremento mundial de la demanda de crudo", explica en un comunicado. 

La situación del mercado permanece extremadamente fluida. De hecho, las previsiones realizadas por la IEA no han tenido en cuenta la guerra del petróleo desatada entre Arabia Saudí y Rusia, que ha provocado que el precio del barril caiga por debajo de los 30 dólares.

Aún así, en el escenario base de la agencia, la demanda caerá por debajo de 100 millones de barriles al día, lo que supone 90.000 barriles menos que en la actualidad. La previsión de la IEA ha cambiado drásticamente respecto a febrero, cuando apuntaba a un crecimiento de la demanda de 835.000 barriles diarios durante 2020.

Las perspectivas a corto plazo del mercado petrolífero dependerá de la velocidad de reacción de los Gobiernos para frenar los contagios de coronavirus, y cómo de exitosos son los esfuerzos para reducir el impacto de esta crisis sanitaria sobre la actividad económica.

En el escenario más pesimista trazado por los técnicos de la IEA, la demanda global de petróleo caería en más de 730.000 barriles al día en 2020.

"El impacto del coronavirus sobre el mercado petrolífero podría ser temporal. Pero los desafíos a largo plazo para los productores no van a desaparecer, especialmente para aquellos países muy dependientes de los ingresos del petróleo y del gas", apunta Birol.

Normas
Entra en El País para participar