Los planes contra el virus de la banca le darán qué pensar sobre costes

Si un pequeño equipo de ‘traders’ en una zona más barata vale para lo más básico, ¿por qué traerlos de vuelta?

Canary Wharf, distrito financiero de Londres (Reino Unido).
Canary Wharf, distrito financiero de Londres (Reino Unido).

Los dueños del universo de Goldman Sachs pueden estar a punto de cambiar almuerzos de sushi de primera calidad por rollitos de salchicha. El banco de inversión estadounidense tiene su sede en el centro de Londres, pero tiene un sitio de reserva en la menos glamurosa Croydon, a 17 kilómetros al sur de la capital. A medida que el coronavirus de Wuhan comience a hacer daño, puede que tenga que usarlo. La cuestión entonces para los jefes es cómo de temporal hacer el arreglo.

Los bancos de la capital británica están preparando soluciones para que operaciones vitales de TI y de trading permanezcan intactas si se cierra el centro financiero de Canary Wharf. Estos movimientos recibieron un impulso adicional el jueves, cuando HSBC envió a casa a más de 100 empleados después de que un trabajador diera positivo por Covid-19.

La torre del banco está a tiro de piedra de Citigroup y Barclays, y a un corto paseo de Credit Suisse, JP Morgan y Morgan Stanley. La agencia de precios de productos básicos S&P Global Platts, también cercana, dijo el jueves a los empleados de Canary Wharf que trabajaran desde casa hasta nuevo aviso.

Esa no es una opción para los empleados de banca que normalmente trabajan en salas de negociación, que son ambientes muy controlados. Reguladores como la Autoridad de Conducta Financiera (FCA) británica insisten en que las líneas telefónicas se graben, en la capacidad de registrar órdenes y operaciones rápidamente en los sistemas bancarios, y en el fácil acceso a asistencia sobre compliance. Estos requisitos son más difíciles de satisfacer desde la sala de estar de una casa en Islington, barrio de Londres, por lo que los bancos envían a los traders a sitios de reserva lejos del centro de la ciudad.

Tal división de sitios podría hacer que se envíe el personal de JP Morgan a Basingstoke, a 90 minutos en coche al suroeste de la capital. Los traders de Barclays tienen un viaje más corto a Northolt, 40 minutos en metro desde el centro. Commerzbank, que está enviando a las afueras de Fráncfort a personal de trading y treasury, dijo en un comunicado que si se produjera una infección, al menos un equipo podría seguir trabajando. Y BBVA también ha transferido a 100 empleados de trading fuera de Madrid.

El ejercicio puede hacer pensar a los consejeros delegados de banca en los costes. Si un pequeño equipo con base en una parte más barata de la ciudad es suficiente para la mayoría de las funciones fundamentales, ¿por qué traerlos de vuelta?

Las oficinas de primer nivel de la ciudad de Londres cuestan alrededor de 860 euros por metro cuadrado, según Savills, en comparación con los 430 del resto de Londres y el sudeste. Una en la misma calle que el centro de datos de JPMorgan en Basingstoke cuesta 200 euros por metro cuadrado.

Los datos de Coalition muestran que los bancos de inversión globales solo generaron en promedio un 7,5% de retorno sobre el capital el año pasado. Hay que ahorrar. Y si los semidioses de Goldman necesitan más argumentos, ahora también hay rollitos de salchichas veganos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías