Crisis sanitaria

FMI, Banco Mundial y el Congreso de EE UU movilizan más de 60.000 millones para hacer frente al virus

El acuerdo en la Cámara de Representantes y el Senado permite destinar 8.500 millones de dólares, el triple de lo que Trump había solicitado

Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI
Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI AFP

Las instituciones internacionales movilizan miles de millones de euros para hacer frente al coronavirus. El Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó ayer un paquete de ayuda de 50.000 millones de dólares (45.000 millones de euros) destinado a ayudar a países pobres y emergentes a combatir la expansión del COVID-19. También el Banco Mundial anunció 12.000 millones de dólares (10.700 millones de euros) en fondos para ayudar a los países que se enfrentan a la crisis del coronavirus. Mientras, en Estados Unidos, el Congreso ha dado luz verde a una financiación complementario de 8.300 millones de dólares para responder al brote.

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, anunció ayer el paquete de 50.000 millones de dólares a países emergentes y aseguró el organismo cuenta con líneas de financiación de emergencia que se pueden desembolsar rápidamente. De ese paquete de financiación, los países más pobres podrán acceder a 10.000 millones de dólares sin necesidad de suscribir un programa de préstamo oficial, por lo que los países no tendrán que acordar con los técnicos del FMI una serie de políticas económicas para poder acceder a los fondos.

Los otros 40.000 millones de dólares (35.954 millones de euros) serán accesibles a los países miembros a través del Instrumento de Financiamiento Rápido (IFR), una línea de préstamo disponible para los países que enfrentan una necesidad urgente de balanza de pagos, pero que no necesitan aplicar un programa de préstamo completo.

En Estados Unidos, por su parte, los legisladores demócratas y republicanos del Congreso cerraron un acuerdo para asignar 8.300 millones de dólares a la lucha contra la epidemia de coronavirus, una dotación que triplica los 2.500 millones pedidos por el presidente Donald Trump.

El acuerdo de los dos partidos para financiar un plan de respuesta contra el coronavirus incluye más de 3.100 millones de dólares para el Departamento de Salud asignados al desarrollo de vacunas, la provisión de equipos para diagnósticos y preparación de hospitales, incluidos 300 millones de dólares específicamente para la compra de medicamentos y equipos de diagnóstico.

Otros 2.200 millones de dólares se han asignado a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), incluidos 950 millones en aportaciones de al menos 4 millones de dólares para que cada estado responda y se prepare para la epidemia, la mitad de los cuales se remitirán en los próximos 30 días.

Esta parte incluye 836 millones de dólares para el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, que forma parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), para impulsar el desarrollo de vacunas, tratamientos y análisis. La Administración Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA) recibirá 61 millones de dólares para acelerar una revisión de los nuevos tratamientos terapéuticos y para responder a la posible escasez de medicamentos y equipos que resulte de los trastornos de producción en China.

El Departamento de Estado y la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) recibirán 1.250 millones de dólares que podrán usarse para evacuaciones y asistencia humanitaria.

También el Banco Mundial dijo el martes que movilizaría 12.000 millones de dólares (10.700 millones de euros) en fondos para ayudar a los países que se enfrentan a la crisis del coronavirus. El presidente, David Malpass, dijo que los fondos forman parte de un "paquete inicial de apoyo inmediato para responder a las solicitudes de financiación de la crisis, respondiendo a las necesidades inmediatas y mitigando los trágicos impactos de la crisis".

Normas
Entra en El País para participar