Wallbox invertirá 5 millones en Barcelona para producir 500.000 cargadores al año

Las nuevas instalaciones ocuparán una superficie de 11.000 metros cuadrados

Cargador para coche eléctrico de Wallbox
Cargador para coche eléctrico de Wallbox

Wallbox pondrá en marcha el lunes una planta en la Zona Franca de Barcelona para producir 500.000 cargadores de coche eléctrico al año y afrontar así sus planes de expansión internacional hacia Estados Unidos (EE UU), China y Japón, países donde quiere empezar a distribuir este año.  Invertirá cinco millones en cinco años, según informaron a CincoDías fuentes de la empresa.

La compañía catalana de cargadores eléctricos, creada en 2015 y con una plantilla actual de 200 empleados, contratará este año a otros 150 profesionales, la mayor parte ingenieros, para llevar a cabo su plan de negocio, según ha informado en un comunicado este jueves.

Wallbox pretende abrir así una etapa de expansión para desarrollar nueva tecnología y fabricar productos para todo el mundo. Ahora vende en 40 países.

Además de entrar en EE UU, China y Japón, está desarrollando sus actividades comerciales en mercados emergentes de vehículos eléctricos como América Latina, Oriente Medio y Asia-Pacífico.

El consejero delegado de la empresa, Enric Asunción, ha explicado que la nueva sede les permitirá seguir creciendo y dar respuesta a la necesidad de infraestructura de carga en las casas, empresas y ciudades para impulsar modelos más sostenibles de movilidad.

Según Asunción, la firma catalana quiere "estar en el centro" de la electrificación de la industria del automóvil y de la demanda mundial de fuentes de energía más sostenibles, lo que requiere innovación tecnológica en toda la cadena de producción, suministro y consumo de energía.

Wallbox diseña, desarrolla y fabrica cargadores inteligentes de vehículos eléctricos e híbridos enchufables, para uso doméstico o empresarial. En 2019, obtuvo 9,4 millones de euros en ventas y tiene acuerdos con Nissan, Mitsubishi, Hyundai, Kia, Smart, Mercedes-Benz, Seat, Jaguar Land Rover y BMW, además de con Iberdrola, Scottish Power y Octopus Energy.

Las nuevas oficinas de la compañía ocuparán una superficie de 11.000 metros cuadrados en tres edificios en la Zona Franca de la Ciudad Condal. Estarán restaurados integralmente según el concepto Cradle to Cradle, que busca eliminar completamente la generación de residuos, a través del diseño y de materiales ecoeficientes.

Cuando acaben todas las reformas habrá 50 puntos de carga eléctrica en su parking alimentado con placas solares, un área de salud y bienestar para empleados con servicios como fisioterapia y gimnasio, biblioteca, cantina con restaurante parcialmente subsidiado por la empresa, y espacios de convivencia y eventos.

Normas
Entra en El País para participar