La llegada de turistas británicos a España en enero retrocedió a niveles de 2016

Aterrizaron 81.000 viajeros menos respecto al mismo mes de 2019, un 11% menos

Turistas en Sevilla.
Turistas en Sevilla. EL PAIS

El turismo siguió emitiendo señales de desaceleración en enero, en línea con el cierre del pasado ejercicio. En 2019, España recibió 83,7 millones de turistas, gracias al crecimiento de los mercados de largo radio, como Asia, EE UU o Latinoamérica, que compensaron las fuertes caídas experimentadas por los grandes mercados emisores (Reino Unido, Alemania y Francia). Entre los tres sumaron casi 40 millones de viajeros, un 48% del total recibido en España, con retrocesos de 446.000 turistas en Reino Unido, de 238.000 en Alemania y de 137.000 en Francia respecto a 2019.

Esa tendencia a la baja siguió en enero, con especial intensidad en Reino Unido, el mayor mercado emisor de turistas, según los datos hechos públicos ayer por el INE. Ese mes llegaron a España 718.248 viajeros británicos, lo que supuso un descenso de 81.036 con respecto al mismo mes de 2019 (un -11% en términos relativos) y un retroceso a niveles de 2016.

Un ajuste que también se produjo en el caso de Alemania, aunque en menor intensidad (24.074 viajeros menos, con un recorte del 4,6%). En el otro lado aparece Francia, en el que la llegada de viajeros creció un 7,7% anual, rozando la segunda posición todavía en manos de Alemania.

El enfriamiento del turismo continuará en febrero, una vez que se noten los efectos del coronavirus y la reducción del tráfico aéreo. “No hay motivos de salud pública para no viajar a España. Son momentos para mantener la calma. España es un país seguro y contamos con la mejor sanidad pública y los mejores profesionales sanitarios”, remarcó la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver, en un comunicado.

Frente a la tendencia negativa de las llegadas, el Ejecutivo prefirió hacer énfasis en los datos de gasto turístico, que repuntaron un 2,1% hasta rozar los 4.800 millones de euros. “Estamos trabajando estrechamente con el resto de administraciones y el sector privado para afianzar un modelo turístico competitivo, sostenible y rentable”, recalcó Oliver.

El balance por destinos muestra que Canarias fue la comunidad autónoma más visitada ese mes, con 1,1 millones de viajeros, pero con una caída del 5%, en gran medida por la pérdida de conectividad aérea sufrida por la quiebra de Germania y Thomas Cook, que solo fue suplantada parcialmente por las plazas adicionales puestas en el mercado por otros operadores como Jet2 o TUI. La que más viajeros perdió fue Baleares, con un 26,8% menos, por el desplome del mercado alemán, de donde procede el 50% del turismo.

Normas
Entra en El País para participar