Tecnología

La industria de desarrollo de videojuegos pide una modalidad de empresa sin actividad económica

La fórmula permitiría, según DEV, registrar la propiedad intelectual, la preventa de derechos o acceder a ayudas públicas, permitiendo a muchos proyectos salir adelante

Valeria Castro, presidenta de DEV, junto a María Peña Mateos, consejera delegada de ICEX España Exportación e Inversiones, y Curro Rueda, vicepresidente de DEV.
Valeria Castro, presidenta de DEV, junto a María Peña Mateos, consejera delegada de ICEX España Exportación e Inversiones, y Curro Rueda, vicepresidente de DEV.

La industria de desarrollo de videojuegos pidió ayer al Gobierno una serie de medidas urgentes para incentivar el sector en España. Entre ellas destacó la de crear “una modalidad de empresa sin actividad económica”. Según la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento (DEV), “crear un mecanismo de creación de empresas con actividad operativa y productiva, pero sin ingresos económicos”, permitiría que muchos proyectos salieran a la luz y pudieran operar con normalidad, “porque los ingresos por la explotación de un videojuego tardan en llegar y, sin embargo, los gastos están desde el primer momento”.

Antonio Fernández, secretario general de la asociación, explica a CincoDías que se trata de ayudar a que proyectos que no están constituidos como empresa puedan tener algún tipo de estructura legal que les permita, en gran medida, ejercer como tal. “Esto les permitiría obtener un CIF y con ello realizar tramites importantes como el registro de la propiedad intelectual, la preventa de derechos o el acceso a ayudas públicas”, remarca. Y es que, según aclara Fernández, solo se permite acceder a estas ayudas a sociedades mercantiles y a autónomos a título individual, “pero en este sector lo normal es que varias personas trabajen en un mismo proyecto sin vínculo legal. No tienen una empresa en el arranque”.

La fórmula que proponen, asegura, también tendría ventaja en relación al IVA y para algunas tasas. “Básicamente lo que pedimos es una figura de preactividad que creemos que sería bueno no solo para nuestro sector sino para otros relacionados con el emprendimiento, donde la facturación no está prevista que llegue hasta dentro de 2 o 3 años”, continúa Fernández.

Otra de las medidas que reclamó ayer DEV durante la presentación del Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos 2019, en la sede del Icex, es dar continuidad al programa de ayuda al sector de Red.es, dotado con 5 millones de euros. También estudiar nuevos programas de ayuda nacionales e autonómicos para dar respuesta a las necesidades del sector, constituido básicamente en España por microempresas (menos de 10 empleados), que tienen gran dificultad de acceso a la financiación para poner en marcha sus proyectos y consolidarse.

“Hasta la fecha no tenemos constancia de que vaya a tener continuidad el plan de Red.es, pero hay una predisposición a que siga y no tenemos por qué dudar de que se concretará en esa ayuda. Por otro lado, el ministro de Cultura, compareció el miércoles pasado ante la Comisión de Cultura del Congreso y anunció unas ayudas específicas para el videojuego que son de 2,5 millones. Son ayudas modestas, pero muy bien venidas”, añade el secretario general de DEV.

La asociación recuerda que, además, hay las ayudas del ICEC (aportaciones reintegrables) de Cataluña y las nuevas de la comunidad de Madrid de este año (250.000 euros en total), pero también apuntan que solo Alemania cuenta con un presupuesto de 70 millones anuales de ayudas directas al desarrollo de videojuegos sumando las aportaciones federales y regionales. Y Francia, Italia y Reino Unido benefician desde hace varios años a sus empresas con un incentivo fiscal que permite atraer producciones e inversiones muy importantes a estos países.

Las medidas solicitadas por el sector son múltiples. Una ya pedida en años anteriores es la de establecer un incentivo fiscal a la producción de videojuegos. Pero, según DEV, "la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado es una gran oportunidad para modificar el artículo 36.2 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades para que los inversores puedan beneficiarse de incentivos fiscales para la producción y la captación de proyectos internacionales, como la industria audiovisual".

Otras medidas hablan de diseñar un esquema de reinversión de las multinacionales en el videojuego español; de mejorar los mecanismos de acceso a deducciones fiscales por actividades de I+D+i; de explorar fórmulas que ayuden a profesionalizar e internacionalizar las empresas pequeñas, y establecer bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social para nuevos empleos de profesionales de alta cualificación que permitan fomentar la creación de empleo, atraer a publishers e inversores a España.

Igualmente, reclaman  que se fomente la presencia de la mujer en la industria (el empleo femenino solo alcanza el 16%, lo que contrasta con el equilibrio que hay en cuanto a gamers (el 41% son mujeres), y habilitar recursos en las Oficinas Económicas y Comerciales de las misiones diplomáticas de España en China para apoyar a las empresas españolas que publican juegos en el mercado chino. 

El sector factura en España 813 millones en 2018, un 14% más

El sector productor de videojuegos españoles facturó 813 millones en 2018, un 14% más que en 2017, y sumó 6.900 profesionales (un 8,9% más), según el libro blanco de la industria presentado ayer. El 65% de los ingresos provino de mercados internacionales y el 44% de las empresas que ingresan más de 50 millones. También el 46% del empleo se generó en firmas con más de 50 empleados. Las que facturan menos de dos millones y emplean a menos de 10 profesionales supusieron el 8% de la facturación total y el 7% del empleo.

En 2019, y según los datos revelados ayer, había un total de 520 compañías en el sector, el 61% microempresas, que facturan menos de 200.000 euros al año. Del total de empresas existentes, el 80% se creó en la última década.

Según el informe, la industria productora de videojuegos españoles es el cuarto mercado europeo y el noveno mundial, sin embargo, aún "está lejos de ocupar el lugar que le corresponde en el ranking internacional por el tamaño de su mercado". La facturación de la industria en España queda muy lejos de las de otros países europeos: Alemania, por ejemplo, cerró con unos ingresos de 1.820 millones en 2018, y Francia 3.677 millones.

Normas
Entra en El País para participar