Aena: el coronavirus afecta a una parte residual del negocio y es pronto para estimar mayor impacto

Maurici Lucena afirma que una expansión por Italia o España puede cambiar la percepción sobre la amenaza

El presidente de Aena, Maurici Lucena.
El presidente de Aena, Maurici Lucena.

Aún es demasiado pronto para evaluar y trasladar a las estimaciones de tráfico aéreo y de negocio un posible impacto del coronavirus, han señalado este mediodía ante analistas e inversores tanto el presidente como el director financiero de Aena, Maurici Lucena y José Leo, respectivamente.

La compañía corrigió ayer al alza su previsión de pasajeros para 2020, pasando de un incremento inicial del 1,1% a una nueva guía del 1,9%. Lucena sí ha concedido que los casos en Italia o España pueden hacer cambiar la percepción sobre una posible amenaza para el negocio. Y ha añadido que, desde su experiencia, una potencial caída del tráfico se recupera con rápidez tras casos de pandemia o ataques terroristas.

AENA SA 121,50 5,84%

Por el momento, ha especificado José Leo, las operaciones son fluidas en los aeropuertos españoles y las suspensiones se circunscriben a rutas hacia Asia, una parte muy residual de las operaciones de Aena. Por ello, explica el responsable financiero, el impacto es mínimo.

En todo caso, la dirección del operador aeroportuario ha asegurado estar en permanente contacto con las autoridades sanitarias para actuar en el sentido que sea necesario. Aena no prevé renegociación alguna de contratos con sus clientes y proveedores por el efecto de la crisis sanitaria que acecha a Italia, Francia o algunos puntos de España.

La compañía dependiente del Ministerio de Transportes atendió a 275,2 millones de pasajeros en 2019, cifra que saltará hasta los 280,5 millones en el presente ejercicio, según sus estimaciones. José Leo ha señalado que, antes de cualquier efecto del coronavirus, la estimación de tráfico se apoya en un comportamiento de la actividad mejor de lo previsto desde el pasado mes de noviembre, en el alto factor de ocupación que están logrando las aerolíneas, y en la visibilidad que ofrecen las reservas para la temporada de verano que arranca a finales de marzo.

Aena facturó 4.503 millones el año pasado, cifra que espera incrementar un 4% este año. Para el ebitda se ofrece una previsión de subida del 1%, hasta los 2.795 millones, y el beneficio neto prácticamente calcaría el de 2019, con 1.444 millones previsto para 2020. De este cifra se derivaría un dividendo bruto de 7,60 euros por título, lo que representa un pay out del 80%, tal y como marca el plan estratégico de la compañía pública.

Normas
Entra en El País para participar