Almirall teme posibles recortes del Gobierno en farmacia y rebaja su previsión de ebitda

El laboratorio se deja cerca del 3% en la sesión tras la presentación de resultados

Jorge Gallardo, presidente de Almirall.
Jorge Gallardo, presidente de Almirall.

El laboratorio Almirall se pone la venda antes de la herida. La compañía catalana rebajó este lunes la estimación de su ebitda para 2020 respecto al del pasado año, entre otras cuestiones porque teme futuribles medidas del Ejecutivo de Pedro Sánchez que pueda afectar al sector. “Hemos decidido tener una aproximación conservadora y estamos incluyendo en nuestras proyecciones posibles medidas del Gobierno español que puedan afectar a nuestro negocio en España”, avanzó la empresa en su presentación. “Por estas razones, hemos proporcionado al mercado un rango de ebitda relativamente amplio como parte de nuestras estimaciones”.

La farmacéutica catalana controlada por la familia Gallardo informó que su ebitda del pasado año alcanzó los 304 millones de euros, lo que supuso un alza del 45%. Sin embargo, para 2020 espera que se reduzca a entre 260 y 280 millones. El laboratorio también destaca como causas que existirá un impacto por la entrada al mercado de genéricos para su producto dermatológico Aczone y, además, prevé “un nivel significativamente más bajo de los hitos y royalties provenientes de AstraZeneca”, laboratorio británico al que la compañía vendió su cartera de fármacos respiratorios. Sobre las posibles medidas que pueda tomar el Ejecutivo, la compañía no especificó ningún detalle adicional.

El anuncio fue recibido en Bolsa con una caída cercana al 3% en el valor de sus acciones. Inicialmente, la previsión de los inversores situaba el ebitda de Almirall para el pasado año en 300 millones, según recoge el consenso de Bloomberg.

Sin embargo, Almirall es optimista en ventas debido a la “transformación estratégica” hacia una compañía dermatológica, en particular en el área de psoriasis con fármacos como Skilarence e Ilumetri, además de Seysara (frente al acné). De hecho, estima un pico de ventas que supere los 1.000 millones de euros, frente a los 853 millones del pasado año, en el que ya crecieron un 12%.

La empresa cotizada también anunció que registrará el fármaco Seysara en 2023 en China, bajo un acuerdo con la firma Paratek. Almirall también tiene los derechos de comercialización del producto en EE UU.

Respecto a los resultados del pasado año, el laboratorio cumplió con creces las estimaciones al aumentar un 54,3% el resultado neto hasta los 136,1 millones.

Normas
Entra en El País para participar