El fondo de capital riesgo de SoftBank quizá no convenga a todos

La estrategia seguramente funcionará mejor para el CEO, Rajeev Misra, y su jefe que para los posibles inversores

El fondo de capital riesgo de SoftBank quizá no convenga a todos

Puede que Rajeev Misra, el consejero delegado de Vision Fund de SoftBank, tenga una estrategia de cobertura ingeniosa para el gigante de las inversiones tecnológicas. Misra intenta recabar hasta 4.000 millones de dólares para apostar por empresas que cotizan en Bolsa, informaba el Financial Times a última hora del domingo. La idea seguramente funcionará mejor para Misra y su jefe, Masayoshi Son, que para los posibles inversores como los fondos estatales de Abu Dabi y Kazajistán.

Según Financial Times, Misra y Ak­shay Naheta, su colega de Vision Fund, podrían emplear un instrumento parecido a un fondo de cobertura para realizar inversiones complejas en acciones de empresas cotizadas, parecidas a una transacción del año pasado relacionada con los bonos convertibles del asediado grupo de pagos Wirecard, valorado en 17.000 millones de euros. A primera vista, la idea parece que no encaja con la fijación de Son y Misra por las startups jóvenes como Uber Technologies, Slack Technologies y ByteDance, ni con la filosofía empresarial declarada de SoftBank: “Revolución de la información: felicidad para todos”.

Pero ese instrumento podría aun así centrarse en grupos tecnológicos que cotizan en Bolsa. Y es evidente que la ingeniería financiera es uno de los puntos fuertes de Vision Fund. La plantilla de empleados del fondo está repleta de exbanqueros, como los de Deutsche Bank, la antigua empresa de Misra. Entre 2017 y principios de 2019, el fondo multiplicó por más de cuatro su dinero en Nvidia, el fabricante de chips que cotiza en Bolsa, gracias al uso de derivados que protegieron a la empresa de una venta en 2018. Fundamentalmente, Misra y Son se esfuerzan por conseguir compromisos externos para un segundo Vision Fund. Por tanto, si el nuevo instrumento de Misra consigue atraer a los fondos estatales de Abu Dabi y Kazajistán, ¿por qué no sacar el máximo partido a su interés? En teoría, esta operación empresarial podría permitir a SoftBank seguir generando beneficios incluso si la actual cartera de startups caras de Vision Funds resultase estar sobrevalorada. Y si el nuevo fondo fracasase, sería el dinero de otros.

Sin embargo, la idea tiene menos sentido para posibles inversores. Los fondos que quieren una exposición a inversiones tecnológicas con posiciones exclusivamente largas pueden encontrar maneras más baratas y menos arriesgadas de hacerlo. Misra y sus colegas tienen una escasa trayectoria en inversiones en acciones de empresas que cotizan en Bolsa, y una estructuración financiera agresiva podría aumentar las pérdidas si las cosas salen mal. Pero estos riesgos no disuadieron a los inversores de entrar en el primer Vision Fund, y puede que no impidan que el dinero fluya hacia la posible nueva apuesta de Misra.